domingo, julio 28, 2013

caballos veloces del nuevo imperio


El procuró ser reconocido
exitoso en los noventa
prometió rescatar el dinero enterrado bajo el piano
Sus antiguos camaradas le rozaban la memoria
pero a él no le dolían
las campanas que  evocaban marejadas de sangre
disfrutaba sin culpas de la niña cautivada

Ella estaba loca, seducida
imaginaba las construcciones arrasadas
los movimientos controlados en pequeños habitáculos
el honor como método antiguo escarnecido
entre risas
dibujaba signos pesos en la espalda del mercenario

Él montaba abrigado
los caballos veloces del nuevo imperio
en vigilia y apuro
con terror de las tacuaras que podían perseguirlo
reatraparlo como cuervo predicante en esa posada de rejas
En la muerte
al fin lo supo
se está solo y desplumado
como un enemigo

miércoles, julio 24, 2013

un poema de Thelma Nava

Mujer inconveniente

Definitivamente no, señora mía,
usted no es la mujer que conviene a su marido.
Carece de imaginación
utiliza el gastado lenguaje de las mujeres de nuestros
abuelos.
Alterna las visitas a los supermercados con las telenovelas
y espera con la crema puesta la cuota semanaria del
amor.
Y, sobre todo,
usted no sería capaz de compartir a su marido
como lo hago yo
tranquila y resignadamente con usted.

Thelma Nava (México)
Publicado en http://www.materialdelectura.unam.mx/images/stories/pdf5/thelma%20nava-175.pdf

sábado, julio 20, 2013

campo de batalla


Intentó saltar sobre el alambre de púas
y en la primera parada recordó la vejez
que tenía guardada en el papel de aluminio
polvoriento
con más fotos
en esa juventud ya atardecía su piel
roída de batallas que conformaban historia
sobre el campo
se detuvo enfriándose inevitablemente
el corazón
gota de plomo que se derramó
como una oración desde su boca

martes, julio 16, 2013

un poema de Richard Prior


El juego nocturno

 

Tomo mi asiento en la mesa, mezclo las cartas, arrojo
los dados y giro las cubiertas brillantes a través
de la superficie.
Los jugadores usan máscaras. La casa huele a quemado.
Mi pobre mano se revela en la segunda rueda
y estoy hecho para remover mi camisa, tiro una moneda
de 25 dentro  del frasco.
Los jugadores no hablan. Las paredes de la casa son delgadas.
a este punto estoy sudando, nadie más comparte
mi anticipación como la rueda derrapa, cliquea
y se enlentece.
Los jugadores se inclinan hacia adelante. El aire de la casa sabe a metal.
Tiro la última carta y encuentro que es una fotografía
mía, sentado en una mesa vacía. El día se rompe
como un jarrón caído.

 
Richard Prior (Canadá)
Publicado en  http://www.ditchpoetry.com/michaelprior.htm
Traducido del inglés por Myriam Rozenberg

viernes, julio 12, 2013

la eterna pelea


Hay sueños horribles de explicar
muy ecuménicos.
Una mujer lleva una serpiente entre sus manos
no es larga, es negra,
se enreda en cada cosa y saca su áspid para tocarme
Me escapo
La mujer se ríe, disfruta el miedo ajeno
Con esa lengua larga y asquerosa
la víbora se acerca a una biblioteca
Más ligera que el rezo
arroja al suelo el cd de Chico Buarque
Una angustia vibra en mí
algo me revela que el mal sale desde esa palma tibia
lo intuyo porque ese animal me precede en el tiempo
¿Quién es Chico, su enemigo?
Es la pregunta que no me quiero hacer, supersticiosa.
Pero hasta la turma de Mónica lo sabe.

lunes, julio 08, 2013

un poema de Reetika Vazirani


Independencia

 
Mussoorie, Uttar Pradesh, India, 1947

 
Cuando tenía 9 años, los británicos dejaron
India. El director dice “La Gran Revolución
lo empezó”. Repetimos
La Gran Revolución de 1857
en nuestras voces estridentes. Incluso
Akbar fue Grande, incluso Catherine,
Grande! Nos reímos nerviosamente sobre la Historia. Nos da
vuelta la espalda: vemos su cuello de granos rosas.

Perdón, los Británicos yéndose?  Le suplicamos.
“ Esto difícilmente sea un chiste o una prueba—
pónganse en guardia y estén alertas” nos espeta.
“ esto es sobre trenes y barcos
que ustedes aman y nombres de ciudades. Y por mi parte
yo estoy viejo, terminaré en una biblioteca,
comencé en el comercio”. Pero usted tiene que quedarse,
le decimos. El vivió aquí de la misma manera que hemos vivido

pero más tiempo. Él dice que estaba vivo
en Calcuta en 1890. No tuvo un
padre rico. Un tercer hijo, vino con
la Compañía de Té: él vio un aviso
en su oficina. La compañía construyó
las vías férreas para tomar el té “del hogar a Inglaterra”
de manera tal que Darjeeling y Assam
podrían ser sorbidos por todos, nosotros y ellos.

Ellos vendieron nuestro vecino del sur Ceylán
seda, pimienta, diamantes, algodón.
Hicimos un negocio por supuesto. En Inglaterra
sólo hay lana y sal y
snobs y clima nublado, Shakespeare.

 
Reetika Vazirani (India)
Publicado en http://www.poets.org/viewmedia.php/prmMID/15905
Traducido del inglés por Myriam Rozenberg

jueves, julio 04, 2013

la foto y los antílopes

(Orix en Namibia- National Geographic- Mikael Stiller)
 
 
Alguien creería que viven en destierro
pero sólo son vértigo sus astas
su errancia no tiene límites
los mapas desconocen sus trayectos
cada mañana es un día inesperado
traspasan las faenas pero no es holganza
los horarios echados al sol
la mirada perpetua amarrada al horizonte

ni peregrino ni viajero
podemos aprender
lo que nos ha sido vedado
los rayos de luz directos en el vientre
y no sentirnos solos
porque está el silencio, la luna
la alianza con el viento
el matrimonio inquebrantable de la sombra con la arena

los antílopes dan pasos y se alejan
tornándose pequeñas cicatrices
como aquellas aldeas sucesivas divergentes
el hombre quiere alterar los ritmos de sueño y de vigilia
arroja con envidia su lanza
la foto restringe la libertad
captura
            lentamente

               mata