domingo, marzo 27, 2022

[Te extraño, dijo, fugaz..]

 

Te extraño, dijo, fugaz

como una vela encendida en un día de fiesta

( y vino la sorpresa y el asombro).

Estamos acostumbrados a las penas de la ausencia

a colocar el silencio como escudo.

 

Todo se limita a fotografías:

el fuego creador

la savia impetuosa de su árbol

y, de este lado,

el rojo camino de la consolación

la promesa de paz

y acatamiento de mandatos.

 

Yo también extraño estar frente a esos ojos

que captan los matices del amarillo y el naranja

cuando todo se apaga.

 

Así paso los días

envuelta en su regalo:

mirando en la pantalla

aquel irresistible atardecer

que no fue mío.

sábado, enero 15, 2022

Estar enamorados



"En un lugar solitario" ( Dirección : Nicholas Ray)


Laurel: - Adoro la escena de amor, es muy buena.

Dix: - Porque no dicen constantemente lo mucho que se quieren. Una escena de amor debe tener algo más que amor, como ésta: yo partiendo el pomelo, tu sentada medio dormida... Cualquiera que nos vea sabría que estamos enamorados.


( Diálogo de la película " En un lugar solitario dirigida por Nicholas Ray, con la actuación de Humphrey Bogart y Gloria Grahame)

miércoles, diciembre 08, 2021

S / M



P.W.



El dolor es el amo

el dolor es el mundo

(Charles Bukowski , "Una noche de abril sumamente oscura" )


cuando desgarro la carne cocinada entre humos

lo devoro/ la pimienta me advierte:

hay roles que no se pueden subvertir

 

mojones que limitan mi extensión

desde donde me inicie

hasta donde me acabe

 

 

sadismo no es la correa ni la fusta:

es la daga venenosa del perfume

en la almohada sin dueño /

nada hay más violento que una cama desnuda

 

 

mis poemas sufren

                                  como la vagina quebrada en mil retazos 

que aullando de dolor quiere ser penetrada

 

 

ay, si pudiera contarle

que sigo aquí 

encadenada al deseo

                                  perdigones de lluvia / despojos

 





lunes, diciembre 06, 2021

Ejercicio 3

Ejercicio 3


El fuego desciende insolente sobre el cuerpo

dando golpes

una caligrafía apretada sale de la pluma

hay sombra en esos intersticios

 

unos broches sostienen los labios

se gime en silencio

la escritura golpea sobre la estrella

el triángulo donde la lluvia tiembla

 

se insolenta el descenso

aprieta el suspiro sobre los cuandos

el dolor se hace cuerpo en la pluma

tembloroso fuego que ensombrece

domingo, diciembre 05, 2021

Ejercicio 2

Ejercicio 2

 

El amor es algo más que tapar los huecos

y beber un vino absurdo por las tardes

 

Es caer mansamente

entre los brazos verdes del párpado

la risa en un bar de puertas abiertas/

que otros ojos nos destapen

 

Atardece el vino

se amansa el hueco por donde cae el amor

abierto y bebido

como el ojo de algo

sábado, diciembre 04, 2021

Ejercicio 1

 

Ejercicio 1

 

La carne es temblor tras la marcha del sueño

El mundo es una leyenda entristecida

Hay lenguas que simulan una nueva oralidad fantástica

La piedra se ausenta de a poco

se libera en polvo

Lunas novedosas esconden un mundo

tajean leyendas

La tristeza del polvo es haber sido sueño de la carne

una canción de Asaf Avidan



Reckoning song

(Asaf Avidan)


No more tears, my heart is dry
I don't laugh and I don't cry
I don't think about you all the time
But when I do I wonder why
You have to go out of my door
And leave just like you did before
I know I said that I was sure
But rich men can't imagine poor.
One day baby, we'll be old
Oh baby, we'll be old
And think of all the stories that we could have told
Little me and little you
Kept doing all the things they do
They never really think it through
Like I can never think you're true
Here I go again the blame
The guilt, the pain, the hurt, the shame
The founding fathers of our plane
That's stuck in heavy clouds of rain.
One day baby, we'll be old
Oh baby, we'll be old
And think of all the stories that we could have told.
One day baby, we'll be old
Oh baby, we'll be old
And think of all the stories that we could have told.
One day baby, we'll be old
Oh baby, we'll be old
And think of all the stories that we could have told.
One day baby, we'll be old
Oh baby, we'll be old
And think of all the stories that we could have told.
One day baby, we'll be old
Oh baby, we'll be old
Oh baby, we'll be old
Oh baby, we'll be
One day baby, we'll be old
Oh baby, we'll be old
And think of all the stories that we could have told.
One day baby, we'll be old
Oh baby, we'll be old
And think of all the stories that we could have told.

domingo, noviembre 28, 2021

[Cada vez que alguien aparece...]

 

A uno, el mismo

 

Cada vez que alguien aparece

una angustia ancestral atraviesa los espejos

 

Entonces me disocio /

me abro en poemas

orgasmos de palabras

 

En ese tapiz puedo coser

el beso/ los sonidos/ la ternura

los fijo/ los retengo

 

Todo lo que fue ardor

subsiste como nudos/

hilos tensos

se yergue ahora nuevamente

en simples garabatos

 

Después/ siempre después

procede el hiato

germina la pausa

 

 

lunes, octubre 11, 2021

El que renace (versión sobre una película)

Soy el hombre del que todos desconfían
porque he concebido con la tierra
no comprenden que resido en el silencio
desde que el fuego estampó muescas sobre las casas de ramas
 
Con certeza:
hay algo de mí que no es transparente
una corriente eterna que me conversa entre susurros
voces fúnebres que, sin embargo, insuflan vida
 
Nadie paga por el cuidado de un cuerpo desarmado
lo hacen por sus horas de trabajo
sus ambiciones no saciadas
solo renuncian al salario aquellos jóvenes vírgenes
que tiemblan aún con la idea de la amistad
 
En descenso por el río enfurecido
me pregunto
si la bestia es el animal que me atacó violentamente con sus garras
para proteger a su progenie
o éste que se levanta
desde sus propias lesiones y cicatrices
para resurgir consolado
en la ejecución de la venganza
(yo no pude más que arrastrarme enfebrecido
hasta la sombra de mi hijo inerte)
 
El azar me puso en las manos del embrujo
del que sabe usar ungüentos y palabras
El ángel manchado me guarece como una cáscara de nuez
es la madre que tenía olvidada
su afectuoso útero
 
Bajo el rencor de la nieve y el viento
la supervivencia es un acto salvaje:
uno come y el otro es comido

 

 

lunes, agosto 23, 2021

en aquel rincón

 

En aquel rincón
están solos los niños
nadie visita más sus pequeñas casas
 
En el mármol
cuesta saber quiénes fueron
qué nombres se añejaron
 
En la foto
la Gugui
sonríe en blanco y negro
 
Tus padres y abuelos
dice la escritura cincelada
 
Hace tiempo
también
que ellos se sosiegan
en este o en otro cementerio
 
Aparentemente
todo es silencio aquí
aunque los niños aún
juegan a sus primeros juegos
se aferran en ronda
a eternas canciones
 
El bullicio se interrumpe de pronto:
se escucha gente que camina
 
Ahí vienen tus primos
                                       que envejecen

otra vez
traen flores en la mano
 
Y se hacen cosquillas
se ríen todos juntos
a carcajadas

silbando 

a través de los dientes de leche
que nunca tuvieron

sábado, octubre 17, 2020

Bereshit

 

Bereshit


I


¿Dónde estás Adán?

                                   preguntó mi padre

mas yo no me escondí

Hineni, Hineni dije

 

No comí de árboles prohibidos

ni me percibí desnudo

porque su amor orgulloso

protegió todas mis impurezas

 

Jamás me rebelé

                                  porque de él supe

lo que era el libre albedrío

Era esa espontánea voluntad

                                         When the Saints go marching in

en la voz desgastada del viejito

                                  

 

Ya entonces aprendí

                                     que debía morder libros

para adquirir conocimiento

y aún

                                      no me he saciado


 

 

II


Ay

                  mi dios

                                     ha sido expulsado del paraíso

 

Estoy solo

El vino             ablanda lentamente

 

                                                                   este barro que soy

 

En el Edén

                                       los querubines me amenazan con sus espadas

 

resguardan

 

                           el riguroso camino                                          

 

                                                         hacia mi dolor

 

(17.oct.20)

 

 

jueves, diciembre 27, 2018

Jueves 27


I
Cruzo el parque en diagonal y un chico me detiene:
Mañana viene Diego, el vicejefe
Quiere tomar café con él, ¿plantearle sus reclamos?

Hay formas novedosas de tratarse
No duermo con el presidente, ni con el jefe de gobierno
tampoco soy amiga de la ex, hoy senadora
¿por qué me los acercan?

No llevan los nombres de los Libros
ni de los 12 hijos que son tribus

son gente ajena, que gobierna


Le agradezco- el chico es muy amable-

Ya hago mis reclamos por la web
(Debería agregarle: Y nunca me hacen caso)

¿Qué me deja el encuentro
más que la foto colorada del café
y una sonrisa inasible?


II
Escucho que alguien toca un tamboril
al modo uruguayo
y acelero
porque quiero escapar del carnaval

Además
en mi cuerpo se anuncia  la tormenta
que, insistente, atardece
cada jueves




viernes, noviembre 24, 2017

un poema de Chongju So

El señor Kim Chongap, vendedor de verduras

El señor Kim, que lleva verduras en su camioneta vieja,
Aunque cojea, vive por el orgullo de poder educar a su hijo
en una universidad prestigiosa.
Desde la primavera hasta el otoño
vende verduras en mi barrio de Namjion en Seúl
y durante el invierno se va a su pueblo natal de Sonsan,
en la provincia del Norte de Kyongsang,
para pasar una temporada sustentándose con batatas cocidas.
Preparado el kimchi con col china que me vendió en el otoño tardío,
mis parientes que lo prueban en la primavera
se entusiasman diciendo:
"Nunca había probado un kimchi tan fresco cómo éste en abril".
Pienso, pues, aunque el ex presidente Park Chongji y su asesino King Chegyu son del mismo pueblo de Sonsan,
el señor Kim Chongap es superior a ellos.


Chongju So (Corea).
Publicado en el libro "Poemas de un niño vagabundo de ochenta años y otros poemas escogidos"(Editorial Verbum).
Traducido del coreano por Kim Hyun Chang

jueves, noviembre 02, 2017

un poema de Alfonso Gumucio Dagron


Horizonte

He cambiado de piel tres veces
Me ha costado darle la vuelta al mundo
Para llegar al punto de partida
Mis piernas me sostienen mejor
Tengo una cicatriz en el pecho
Más bien una costura, un bolsillo roto
Acceso directo al corazón

Estoy de regreso de mí mismo
Noches enteras buscando una estrella fugaz
Que me conceda un deseo
Nada extravagante
Tan sólo la habilidad de reconocer
La verdad de la mentira

Es otoño aún y los días son largos
La luz se recuesta cálida sobre la montaña
Quiero decir que el horizonte se distingue
¿El horizonte es una línea firme?
¿Es una pintura mural que cambia cada día
Movida por tempestades de color?
¿Hay un atajo para llegar al horizonte?

Quizás sirva de algo haber adquirido
Una cicatriz en el pecho
Una costura de piel y nervio
Una entrada directa al corazón.


Alfonso Gumucio Dagron (Bolivia)
Publicado en Bolivia web

martes, octubre 10, 2017

un poema de Lucy Fabiola Tello

La casa

Imperceptiblemente
Sin que humanos ojos lo vieran
El sarcoma avanzó por las paredes
Y se enseñoreó en muros y techos .
No hubo testigos de la ruina,
El bullicio y el esplendor se fueron
En el silencio nada queda de lo que fue el afán.
Un día hubo en que postreros pasos salieron
Cerrando para siempre la puerta.
El polvo, amo de las cosas, cubrió la última huella.
Ajenos a la casa los transeúntes pasan,
Ajenos los hierbajos y los animalillos
Que conquistan su espacio entre la devastación.
La ciega vida ignora
En su pulsión y fuerza lo que aquí sucedió.

Lucy Fabiola Tello (Colombia)
Publicado en su libro Poemas (Editorial Universidad del Valle)

lunes, octubre 02, 2017

un poema de Emily Fragos

Rehén

                                               para W.S. Merwin

Dios está en los perros
ese que se mueve en círculos, ese
lleno de costras, aquel que lleva collar
que observa y observa
y a pesar de todo trata de olfatear la tierra y la hierba
en el desamparo y el silencio torrencial
flaquearon mis piernas, se calentaron mis ojos de vidrio
y nos fue dado
que incluso dormidos
nos volvamos, lloremos, recitemos a gritos: “la ciudad ha sido conquistada y el pequeño rey
tendrá que marcharse,” dementes e inalcanzables
aún seguimos así


Emily Fragos (Estados Unidos)
Traducido por Natalia Carbajosa

Publicado en www.poetryny.com


sábado, septiembre 16, 2017

un poema de Lucía Etxebarría

Salmo 

Estos eran los nombrados de la congregación, 
príncipes de las tribus de sus padres

Si una parte de mí no respetara su silencio, tu silencio de paredes blancas, lo incognoscible, lo innombrable 

Dijo hágase la luz y la luz se hizo, pues no existía antes de nombrarla

Si una parte de mí no respetara su silencio, tu silencio, recinto inexpugnable donde halla su espacio la palabra

Y el verbo se hizo carne y habitó entre nosotros

Si una parte de mí no le temiese al tiempo, doliente rueda de lenguajes siempre repetidos, si una parte de mí y no ansiara engañarle, escapar este mortal dolor de retroceso

No pronunciaras su nombre en vano 

Si una parte de mí en esta solitaria hora en la que nada se dice no se mordiera los labios para evitar nombrarte y encerrarte 

El discurso no puede nombrar la forma y la vitalidad del silencio 

Si una parte de mí no se escondiera como una fiera herida, agazapada, que se lame la sangre del costado, si una parte de mí no se escondiera

El cielo y la tierra pasarán, pero no las palabras 

Si una parte de mi qué triunfal desafío, no negara el arriendo de mi alma y de la tuya, sí una parte de mí no rechazara este vulgar comercio de lealtades

Pues siempre es mejor callar lo que no se puede decir

Si una parte de mí no aferrara el silencio, lo incognoscible, lo inalcanzable, si una parte de mí no despidiera al inasible nombre de las cosas

No​ perecerá por fuego ni por agua, sino por silencio

Si una parte de mí no deseara conocer la esencia anterior y primordial, la gracia pura que existía sólo cuando no había sido designada. Si una parte de esta salmodia recitada no incluyera las pausas, el silencio 

Si una parte de mí no se callara para poder cantarte 


Lucía Etxebarría​ (España)
Del libro "Estación de infierno". Editorial Lumen

sábado, septiembre 02, 2017

un poema de Hebert Abimorad

                                                              (Foto de Julio Cortázar por Ulla Montán)


Julio y el gato

conversación con una foto de Ulla Montán

No se quién consolaba a quién
en esas noches no húmedas de París 
cuando la enfermedad 
te consumía
tal vez era tu Maga que se había reencarnado en gato
para tenerte cerca para siempre
con tu ceño fruncido
tus cejas espesas
peinado hacia atrás
con pelos que se escapan
atraídos por la aureola de tu cabeza
mientras tus ojos abandonados
miran la cámara
observando al que será tu próximo admirador.
El gato con el pescuezo erguido
gracias a tu mano
tienen clavados sus ojos en el futuro
mientras para vos
el objetivo de la cámara
te guía hacia la eternidad.
Tu mano garra sostiene
al gato y lo acaricia.

Hebert Abimorad (Uruguay)
Publicado en el libro "Nuevos poemas frugálicos y otros textos heterónimos"
(Librería Linardi y Risso).

domingo, agosto 20, 2017

un poema de Gabriel Chávez Casazola

Vuelo nocturno / Arte poética 2

El eje del mundo se ha movido hoy diez centímetros
a la izquierda o a la derecha quién lo sabe
pero los poetas esta noche andan revueltos
y se descalzan
y entran al río
y se ponen
a atrapar
el resplandor
de las estrellas
a atraparlas
con las manos
en el agua
Esto último es, me temo, lo que hacemos siempre los poetas:
tratar de atrapar estrellas, o apenas el resplandor de
las estrellas, en el agua de los días

Gabriel Chávez Casazola (Bolivia)
Publicado en el trabajo "Estrella en el agua: Poesía boliviana de un siglo nuevo" en APORTES de la Comunicación y la Cultura. Volumen 17 N° 1 - junio 2014

lunes, agosto 14, 2017

un poema de José Antonio Funes

Bajo una verde sombra
 
Mira padre esos bananales
sombra de tu sombra asalariada
de tu vida vaciada en un silencio verde.
 
Míralos bien
ahora que tus años llegan sigilosos
y se instalan en ese dolor de espalda
ahora que tus sueños se escapan
como el agua dorada que persiguen los pájaros.
 
Padre
después de tantas luchas
y tantos soles manchados de sangre
no hay luz que cruce por tus ojos y no se doble
no hay tesoro que quepa
en la dignidad de tu sombrero.


José Antonio Funes (Honduras)
Publicado en el blog https://rafavalrios.blogspot.com.ar/2015/02/poesia-hondurena-articulo-revista.html

domingo, agosto 06, 2017

un poema de Daniel Muxica

Enjambre de sobrinos

El diablo o Dios los da, según tradición,
y veloces se mueven
saltando el jardín por los tapiales
hacia las casas vecinas donde se confunden
con sus amigos del barrio

o del barro

rara dispersión de un movimiento
que, en tanto uniforme,
los divide según el nombre del juego
y el género sexual

entonces todo se altera para el niño en forma y número
y la cantidad de alteraciones lúdicas
no pueden adquirirse dos veces de manera indivisible 

en lo inmediato un vecino sale a la vereda y grita
pidiendo que hagan silencio a la hora de la siesta.


Daniel Muxica(Argentina)
Del libro "el niño, ensayo de familia". Editorial Bajo la luna.

miércoles, agosto 02, 2017

un poema de Luis Benítez

Una garza en Buenos Aires

Algún pincel trazó una rápida letra s delgada y blanca
sobre el agua castaña y allí estaba 
de improviso la garza,
los turistas no la vieron
y ella sí vio todo y a todos , rápida
e inmóvil sobre el milagro del agua. 
Un espejo en medio de la ciudad
negligente, pintado de transparente,
un ojal abierto que abrochó en un solo momento
toda la ropa vestida por el invierno.
Ella seguía la orilla fatal de su propio Amazonas,
la pata desdeñosa replegada contra el cuerpo, en un decir mi equilibrio está hecho
de una perenne silueta 
de una manera perenne que no los reconoce.
Era un arpón paciente atento sólo al cálculo
entre el berrido juguetón de los patos domésticos,
solamente ella precisa como una diminuta guadaña
en el Jardín Japonés que afable exponía sus gracias,
con esa serenidad oriental que nada sabe
de los bruscos asesinatos de una garza con hambre.
Todos se fueron pero de modo igual yo no vi nada: 
faltó un segundo entre las cosas, creí; 
un instante en el instante siguiente
fue sanguinariamente salteado,
pero cuando la garza voló 
otra vida que la suya en el estanque faltaba.

Luis Benítez ( Argentina)
Publicado en el libro "Breve antología poética". (Ittakus, sociedad para la información, S.L.)

lunes, julio 24, 2017

un poema de Kenzi Miyazawa

                                               (Bosque de pinos- Gustav Klimt)


No sucumbir a la lluvia


No sucumbir a la lluvia
No sucumbir al viento
No sucumbir a la nieve ni al calor del estío
Tener un cuerpo firme y sano
sin avaricia ni codicia
Sonreír siempre tranquilo
Nunca tener ira
Comer cuatro tazas de arroz al día
y un poco de pasta de soya y legumbres
No contar conmigo mismo
en ninguna ocasión
Observar atentamente y comprender
Además, no olvidar
A la sombra de una arboleda de pinos en el campo
vivir en una choza de cañas
Si al este hay un niño enfermo
ir a cuidarlo
Si al oeste hay una madre fatigada
ayudarle cargando las gavillas de arroz
Si al sur hay una persona moribunda
decirle que no tenga miedo
Si al norte hay pendencias y acusaciones
decirles que cesen de hacerlo porque no es interesante
Si se presenta la sequía tener lágrimas en los ojos
y caminar perplejo y preocupado bajo el verano frío
Ser llamado ‘títere imbécil’ por la gente
sin nunca ser alabado
ni molesto
Un hombre así
quisiera ser
Yo.


Kenzi Miyazawa (Japón)
Traducido por Atsuko Tanabe
Publicado en el libro " Antología de la Poesía moderna del Japón (1868-1945)" (Universidad Nacional Autónoma de México)