viernes, marzo 09, 2007

la agitación de lo posible


Si supieras abuelo
que gracias a ti sobrevivo en Venecia.
El cuidado del jardín , tu oficio,
me ha permitido encontrar trabajo en un vivero
que maneja sin fuerzas un viejo anarquista.
El recuerdo de las notas que una vez enseñaste
me hizo abandonar mi clásica torpeza
frente a las teclas gastadas del acordeón.
Cierro los ojos:
en esas canzonetas
vuelvo a ser la niña que fui
la mujer que el marido nunca vio.

Paso los días cortando tulipanes
comiendo abundante desayuno
que un hombre misterioso me deja
junto a cartas escritas con trazos largos y potentes.
La ciudad no es hostil con sus aguas que avanzan
hacia destinos tan extraños como el mío.
Soy una corriente que no se detiene.
Nunca más escucharé los gritos repetidos
de un plomero que quiere darle cauce a todo.
No lo dejaré entubar la agitación de lo posible.

16 comentarios:

César Andrés Ramírez G. dijo...

Venecia... ojalá el río que me encausa me ponga pronto en la ruta de sus callejuelas.

Saludos.

Ezequiel dijo...

Maravilloso poema...toda evocación a venecia tiene el augurio de un final feliz

Saludos y gracias por tu visita a mi sitio!

Ezequiel
www.unarazonparavivir.com.ar/blog

Leonardo dijo...

Santiago del Estero? Vivo en Santiago del Estero, pero soy originario de Chubut.
Me acaba de llamar la atención esta frase: "toda evocación a venecia tiene el augurio de un final feliz" No lo veo de esa manera, pero cada cual se sube a la gondola que le place, aun cuando solo haya mirado los puentes y jamás bajado la cabeza.
Disculpa que hable asi Myriam, no tengo derecho a polemizar con quienes te comentan, solo que no puedo con mi genio de mirarme a una frase que no me resulta enteramente exacta y por ello la ataco o mejor dicho la moldeo.

El autor dijo...

Perfectamente válido lo que decis Leonardo, solo que la Venecia de mi cabeza, tiene ese tipo de evocacion (luego, cada cual podrá tener la que pueda o la que le plazca) y por eso me resulta feliz su aparicion, nada mas. Perdón si generé malinterpretaciones

Saludos
Ezequiel
www.unarazonparavivir.com.ar/blog

elescaramujo dijo...

Gracias César por el mensaje. Si ese es tu sueño, ojalá puedas llegar pronto a Venecia y sus canales. saludos!!

elescaramujo dijo...

Ezequiel: podés pasar todas las veces que quieras. yo haré lo mismo por allí. la Venecia de este poema tiene un final feliz. saludos!

elescaramujo dijo...

Leonardo: no le temo a la polémica, de hecho soy muy discutidora. es obvio que cada lugar remite a sensaciones y expectativas diferentes. yo trabajo arriba del Riachuelo-sí, arriba, en un puente- y por momentos me parece un lugar encantador, y otras, terriblemente depresivo. claro que de las dos formas me sacan poemas interesantes- o no, según quien los lea je-.
cada tanto vienen poetas del sur a los ciclos donde suelo ir. hay mucha poesía por ahí. desconozco si se escribe tanta poesía en Santiago del Estero...imagino que no harán sólo chacareras- que son muy buenas, yo las bailo-.
gracias por tu comentario. saludos!

elescaramujo dijo...

Ezequiel: está muy bien que a vos te evoque eso. a mí otros lugares me evocan la felicidad. por suerte hay sitios para todos los deseos. saludos!

Verónica Cento dijo...

El poema me pareció muy emotivo, Myriam, y Venecia ha entrado en mi corazón irremediablemente.

El acordeón acompañado del poema le dan un toque tan nostálgico. Me llevo Venecia tatuada en mis bolsillos.


Precioso, Myriam

Un abrazo

Mónica Laoshi dijo...

gracias por la maravilla del poema. Venecia, quiero verla, quiero estar ahi algun dia, alguna de mis vidas, solo por Thomas Mann, solo por Tadeo, algun día.

Paz dijo...

Que hermosa carta de reconocimiento a quien con su esfuerzo cambiò de alguna forma alguna vida. Nos pasa en cualquier actividad diaria y cotidiana esos recuerdos vienen de repente , nos hacen ver los criterios y valores que engendraron en nuestro ser un ejemplo humildemente eterno .

Bello tu escrito

Paz/

divannimolotov dijo...

Me encanta tu poesía Myriam,lo sabes.

Beso
dd

Adal dijo...

Venecia y abuelo, un par que no logré conocerlos del todo. Sólo recuerdo de mi abuelo sentado en su falda mientras me contaba una historia de gallos y bueyes, luego su entierro. De Venecia he estado muy cerca, aunque nunca he cruzado el puente. Me parece irónico que la góndola veneciana, símbolo cuasi universal del amorío, se pinta de negro a causa de una plaga que decimó la ciudad. Es como si cortejáramos con Caronte... Eros y Thánatos nunca están muy lejos. Un abrazo desde Jurutungo a Venecia.

Jeniades dijo...

"vuelvo a ser la niña que fui
la mujer que el marido nunca vio"

quizas tu tampoco conozcas a la mujer que el marido vio o ve...

siempre hay tres personas distintas en todo yo...

la que se es, la que se cree ser y la que ven los otros.

venecia, el abuelo, el anarquista del vivero que con una simple pincelada ya me ha caido bien y todo... jejeje

como ya ha dicho alguien mucho bonito para juntar en este poema delicioso.

un saludo.

elescaramujo dijo...

chicos y chicas: ando con algunos problemitas personales, de esos que nunca faltan,por eso escribo y contesto poco. pero los leo y me hacen buena compañía. ya pasaré por sus blogs con el tiempo suficiente y mejor de ánimo. besos!!

CAMPUZANO dijo...

Que bello poema, venezia un sitio inolvidable, te dejo un beso desde Colombia,

Catalina