lunes, septiembre 21, 2015

Sueño


Sueño

 
Estoy apurada. Un remise viene a buscarme. El chofer se interrumpe varias veces, nos demora.
Digo “nos” porque, como siempre, mi abuela, la Lela, va conmigo.

El hombre habla y hace comentarios incoherentes. Veo el zigzag que hace sobre la ruta.
Inesperadamente, se desvía del trayecto, se detiene. Hace calor y explica que quiere descansar bajo la sombra.

El hombre se ríe, lo observo bien. Tiene la cara del motochorro. Permanece sentado bajo un árbol al costado del camino. Hay autos que avanzan y yo miro el reloj. Pienso: “Si no llego antes de las 14 y 30, qué sentido tiene este viaje”.

El sol-así es el verano- pega fuerte. Le pregunto a mi abuela si tiene sed. Me contesta que sí. Tengo una botella de agua mineral en el asiento trasero. Voy a traerla.

El sonido del teléfono me despierta.
Estoy preocupada: mi abuela tenía sed.
Voy a saciarla: le enciendo una vela.

No hay comentarios.: