viernes, mayo 27, 2005

verde la voz

Comenzó con un poco de muerte
negando la nave de un vitral sin manchas
el alma como mosaico de cenizas
el agua en la madera
linaje de ojos desdentados
la verdad ejecutada de nuevo
y la escritura vómito de aserrín
en las muñecas.

Espigas en cercos de lluvias
una sobrecarga de cristal en la neblina
el camino borrachera de vinagre
los pies en cada cosa
un látigo delgado como hilo de seda
bajo un único siglo que se nombra
verde la voz implora sobre el viento.

No hay comentarios.: