miércoles, diciembre 07, 2005

esencia fugitiva


En el rojo canto del verano
empiezas a encender tu esencia fugitiva
como una errante furia de la noche.

Se acabaron los destierros incurables.
Nadie más te ahuyenta.
La ciudad es tuya. Tu propio enigma.

Hay que saber bucear en la ambigua pena de la nada
sin vocación de olvido
mientras llega el aire grave del futuro.

Un espejo trunco
te refleja el vientre
espiando otras partes intangibles.

Entonces te preguntas
cuál fue tu viento primitivo?
de qué mar estás hecho?
quién sino tú construirá tu imagen en el barro?

No hay comentarios.: