domingo, junio 18, 2006

del santuario ungida

en la bruma el artificio
la luz ladra la dulzura
que se acopla rizo
de ansias aceitadas tardes
en comprender que el papel de celofán
no brilla ni resuena sin el pujo
de un capullo éxtasis de la luciérnaga que ilumina
breve y vive para dejar a la deriva
la noche ebria la entrada a los indicios
del santuario ungida en sus flancos
relieve de arabescos diestros
de sus formas un estupor de aguas
nunca quietas

No hay comentarios.: