miércoles, junio 21, 2006

un poema de Phillippa Yaa de Villiers

Me afeité la cabeza. Revelé el cráneo que el sino hizo pasar por las puertas de la sangre: ¿el mayor error de mis padres?

Tal vez. Pero no soy la única
una refugiada de la legitimidad,
aquí estoy entonces, aquí estoy.

Soy la colonia del amor prohibido,
donde el hijo de África
y la nieta de Escocia
pasaron el ADN, negaron su prole:
maldito bebé, precipitándose a la vida.
¿Un caso perdido?

Tal vez. Pero no soy la única:
Una refugiada de la legitimidad
Aquí estoy entonces, aquí estoy.

Soy su matrimonio fantasma
hecho carne.
Soy su “sí, quiero”,
y sus votos no pronunciados hablan ahora. .
No hay anillo que adorne el matrimonio de mí conmigo,
es infinito y dorado.
En todos lados estoy sola, y ningún lugar es mi hogar,
les doy mi palabra,
¿a ancestros no escuchados?

Tal vez. Pero no soy la única:
Una refugiada de la legitimidad
Aquí estoy entonces, aquí estoy.


Phillippa Yaa de Villiers (República Sudafricana)
Publicado en http://imaginingourselves.imow.org/pb/Home.aspx?lang=3

No hay comentarios.: