jueves, agosto 24, 2006

un poema de Mirella Muià

La Madre (I)
Cuando nací
ya existía ese sordo rumor:
alguien tejía,
no supe nunca quién
(¡tal vez una vecina,
una mujer de negro
olvidada?).
No importaba-era siempre
ese sordo sonido
que iba y venía
en un cuarto lejano.
Lo he oído por años.
Cuando nació mi hija
todas estaban
a mi alrededor:
yo buscaba
qué era lo que faltaba
-era ese sordo ruido.
Alejé entonces con mis propias manos
el paño fresco de la frente
y dije a las mujeres que una de ellas
fuera a un cuarto lejano
y se sentara al telar.
Fue así que volví a oírlo,
y hubo de nuevo aquel
escandido silencio.
Mi hija nació en ese silencio.


Mirella Muià (Italia)
Del libro El astro disperso, antología de poetas italianos realizada por Pablo Anadón. Ediciones del Copista.

No hay comentarios.: