sábado, junio 02, 2007

deseo

Cada vez que hacen el amor ella derrama su sangre.

-Me hubiera gustado ser tu primer hombre- le dijo él cierta noche entre susurros.

Cuando él no está, ella busca el neceser y enhebra una aguja.
Sin dolor la clava, resuelta, dentro de la carne.
El himen se va cerrando, como una casa, como una nota redonda.

Tras el ojo de la vagina, la mujer observa su mundo.

Cada vez que hacen el amor, la perfuma un jazmín.

7 comentarios:

Los viajes de Sisifa dijo...

Visite otra vez tu casa.
siempre tu palabra es como una caricia en medio de tanta adversidad

Verónica Cento dijo...

Hola Miriam

Tanto tiempo!
Hace añares que no nos cruzamos, menos mal que me crucé a tu orilla porque esta prosa me gustó mucho.
La idea de enhebrar la aguja para coser nuevamente el himen femenino me pareció tremendamente hermoso, una buena image, poeta

Te mando un abrazo, nos estamos viendo!

elescaramujo dijo...

Chicas: gracias por acordarse de mí!! ando tan alejada de mi blog y de los hogares virtuales de los demás! estoy con muchísimas cosas que no me permiten la paz necesaria para escribir, leer ni contestar. pero no saben lo bien que me hacen sentir, con sus huellitas! Les mando un beso a ambas y me alegra que les haya gustado este texto.

laveron dijo...

el deseo como obra sutil.
un encanto!
beso
lau

Horacio Fioriello es Altamira ( un Juan de los Palotes) dijo...

Miry, otra vez la poesía y el deseo se unen en tus letras para crear una imagen bellisima

besos

Juande

Los viajes de Sisifa dijo...

sigo atenta y a la espera de tus letras..esas que nos hacen resucitar..
es cuestion de paciencia...
con la certeza de que ya vendran..
un abrazo

mabel casas dijo...

paso a dejarte un saludo
andamos todas medio descolgadas
lo peor es no saber de donde estanos colgadas no?
pero esto se quiere y no se deja,solo es un silencio y un espacio ,como en la mñusica luego arranca y nos llena de musas

este texto como te dije en el balcón....es una joya
igual que el deseo
besos
mabel