jueves, junio 23, 2005

el hambre de la hembra


fue cuando el hambre terminó con Eva
Alejandro Filio



es otra vez de noche
y no me cuesta nada dibujar tus labios en besos
fugaces sobre el cuerpo

las horas repiten sílabas de dos alientos jadeantes
todo se hace tan real como hace un rato

he oído que el amor no se busca
apenas se encuentra
y yo te encontré callejeando como un perro

pero los perros suelen encontrar humanos
distinguidos por su bondad y puertas
que se abran para darles un plato de comida

yo?
estoy en esta plaza mirando caer la lluvia que no cesa

No hay comentarios.: