domingo, junio 19, 2005

gestos de lluvia

Sus ojos son la muerte en el espejo

reflejo divino empujado hacia un norte

en forma de gestos de lluvia.



Para dibujar el cielo en la mejilla

hace falta una fragancia de azules

besos de ananá deshaciendo la sangre.



Si la ciudad fueran sólo los cuervos

una densidad de barro cubriría las bocas.



Pero ellos corretean de día

y de noche son otras las sombras.



¿De qué garganta se sueltan?

¿De qué jazmines huyen en la brisa

hacia un bosque de fuego?



Vendrán sus voces, moribundas,

a cantar ardientes profecías.



Como un cisne

batiendo sus alas

hacia la absurda sonrisa de la tierra.

No hay comentarios.: