jueves, diciembre 22, 2005

Souk el-Tawil

Hoy he visitado Souk el-Tawil.
Miles de personas rodando su sonrisa
con un vano candor.
Si los comerciantes hubieran apreciado
que yo buscaba mi naturaleza
entre ceniceros de cerámica y coloridas alfombras
quizás habrían vociferado mi nombre
-simplemente la firmeza de dos sílabas-
para que algún transeúnte me comprara.
Pero valgo más de lo que alguien
está en condiciones de pagar
y no sé cuánto tiempo ha de transcurrir
para que un nuevo cliente
se fije en mi aspecto.

jueves, diciembre 15, 2005

sus años aguardando




En la espalda de la vida
el cierra los ojos muerde sus labios habla a oscuras

Una vez hizo el esfuerzo
y recordó que fue feliz bajo el abanico del viento
felicidad dice
como si la luna se alzara por su boca

sabe que va a llegar un sueño susurrante y duradero

aún no está dispuesto
aunque ejercita deambular por las sombras

la aurora todavía es bocanada
embrujo de oro

la hierba es acuarela que perfuma el mundo

el vientre de su gata

una arcilla más que poblará la tierra


por detrás del recuerdo un pasillo largo y zigzagueante


lleva
sus años aguardando



miércoles, diciembre 14, 2005

pesadilla del vacío


Trae la luna
pon su fuego sobre la gastada piedra del pavimento
quiero la luz murmurando altivas canciones a la ciudad
femenina piel que puja amaneceres al comienzo del siglo

Todas las primaveras parece que renaciera
entre charcos de asfalto y pampas imaginarias
arpegiando desde el suelo
malas vidas pocas certidumbres
hamaca ingenio de milagro y sacrificio

En esas construcciones de voluntad compleja
suena una copla que abunda en ironía

Todo lo que aquí resiste/
no existe no existe

Es de una crueldad inmensa
canta y repite estribillo hasta cansarse
hasta que quizás alguno se lo crea

Trae la luna
pon su fuego sobre la gastada piedra
la noche es pesadilla del vacío
y nadie quiere internarse en su follaje

entre los rascacielos



Entre los rascacielos
no hay presagios de nubes
sordo queda el espanto de la lluvia
esa luz que penetra las aristas de hormigón
la recta brecha que cumple su mandato

desde esta perspectiva
doblada en extrañísimo ataúd
me pregunto por mí
una caverna oscura
una blanda hierba que juega su ritual
conociendo la anemia de los años

un avión se mueve a lo lejos
y sustenta una visión
de estrella en pleno día
pero pequeño es su brillo
como minúscula soy
y nimio es el viento del sudeste

entre los rascacielos
sin el óxido que dejan las voces del orgullo
gimo
eternamente

sin dejar
rastro

domingo, diciembre 11, 2005

palabras a una muchacha



dile a esta muchacha lo que antes no sabías, cuéntale que cruzabas perdido por lugares sin nombre

(José Agustín Goytisolo- El buen amor)



Quién dijo que el hombre varado en su memoria
no tiene flores extrañas
para pintar
entre los muslos
sin prisa inesperada
la letra de la vida

dile a esta muchacha
que ese insomnio ese silencio
es como una calavera desnuda
como un baldío en una calle cualquiera

que antes no sabías
que los colores cargan extrañas perversiones
que la tiniebla viste atuendos fluorescentes
que sólo hubo lluvia mojando las palomas

ella te espera aquí
en una esquina
para pensar en otras cosas más terrenales

cómo el amor se entrega en colibríes que salen de dos cuerpos
cómo es una lengua metáfora de mil promesas
morir y renacer mientras los relojes pasan

y tú te encuentras

sábado, diciembre 10, 2005

las puertas del cielo

Por las puertas al cielo
un disfraz de seda
la primera palabra

Después bajando el arroyo
una tarde de abrigo
deja huellas que resbalan

Con su cabellera de verbos
el énfasis es la pintura de un cuadro
el guiño de un abanico de flores

Pinta con carmín esta esquela
la noche no se despide
si no caen los muros

si no se juntan las aguas

miércoles, diciembre 07, 2005

esencia fugitiva


En el rojo canto del verano
empiezas a encender tu esencia fugitiva
como una errante furia de la noche.

Se acabaron los destierros incurables.
Nadie más te ahuyenta.
La ciudad es tuya. Tu propio enigma.

Hay que saber bucear en la ambigua pena de la nada
sin vocación de olvido
mientras llega el aire grave del futuro.

Un espejo trunco
te refleja el vientre
espiando otras partes intangibles.

Entonces te preguntas
cuál fue tu viento primitivo?
de qué mar estás hecho?
quién sino tú construirá tu imagen en el barro?

transmigración


Si no estás exagerando
y quieres extraviarte en el cuerpo de otra época
o quizás en la orgánica de un esqueleto por venir
he aquí tu sueño como un animal decapitado

un cóncavo invierno habrá de cobijarte
como si fuera lo mismo lo siniestro del solsticio
un poquito de sombra
la cofradía de olvidos marchando bruscamente
hacia el fértil terreno donde se auguran cielos
y plagas de nubes lacrimosas

en ese contexto
de ramitos imprecisos de milagros
y fríos brazos y rostros que no hablan
te acordarás de haberte conocido?

don

En estos días
apagar el pensamiento acalambrado
y desaparecer

todo ocurre como un crepúsculo
son pocas las cegueras
donde la palabra no penetra la palabra

erigida mi defensa se profana con un rostro
él también es un silencio
una cautela corpórea

he perdido la razón
como una música propicia
y
me
elevo

tengo el don de otra travesía

espejo


Mi mujer de sexo de espejo
(André Bretón- La unión libre)



Soy un espejo inescrutable
Te doy tu imagen
que se exilia en este plano gris

Morir fundidos en esta sombra niña
que crece
impiadosa

Nadie ve lo eterno en cuatro ojos
que se superponen
Es un paisaje sin tiempo

Me devuelves tu mirada
hecha poema

tu herida
vaciada
en la mía