martes, enero 10, 2006

la condena

Hace números
suma resta
como un almacenero.
Llegar a 10 como quien juega a la rayuela
no es tocar el cielo.
Faltan días para que alguien falle
sobre su cabeza
diga si es inocente o el culpable
de todos los males de este mundo.
De nada sirve contestar con frases imponentes
febriles verdades para poder salvarse.
Ahora todo es tarde.
Ya está condenado.
Su vida también está deshecha.

De noche tiene pesadillas
sueña con el sonido de la pólvora
y se despierta con cuerpos chamuscados.

No hay comentarios.: