domingo, enero 29, 2006

algunos poemas de un poemario inconcluso

En un cementerio habré de encontrar mi nombre
pero no el de ellos:
están escritos con sangre en el aire
Hay que saber leer las astillas que dejan en el viento
Sé que por ahí anda mi madre
porque el viernes el cielo se ilumina diferente
Las velas que anuncian el sábado
son su modo de habitarme
y en casa no las prendo
me abandono a la luz que sale de sus manos
como cuando era una niña
y la muerte era distante como la casa de los gentiles





El lo vio venir
El odio ya era demasiado serio
No había forma de acostumbrarse
En la primera guerra había sido agredido
Era un muchacho de 13 años
Cuando el cielo andaba buscando hogueras
él decidió partir
lejos, a América del Sur,
a un país recubierto de plata
como mi nombre



No quiero que los hijos hablen el polaco
Nací en esa tierra
y quiero llevarme Polonia
hacia la tumba
como ella hizo
sin dudar
con mi familia




Al salir de Sefarad
los judíos se llevaron las llaves de sus casas
Soñaban con el regreso
Pero quién se habrá quedado
con las llaves de la mía
cuya pared del fondo
iniciaba los murallones del ghetto?
A dónde habría que volver?

No hay comentarios.: