sábado, febrero 04, 2006

no alcanza

La muerte fuma un cigarrillo
en cualquier barco
aun viniendo de la Meca

La súplica no alcanza
ni toda el agua del mar
ni las señales del morse

Dios no protege
El destino ha sido siempre
materia de los hombres

1 comentario:

Neu dijo...

«Suelo leer aquí y allá aunque sea mayoritariamente a escondidillas. He decidido dejarte mensaje en este poema porque vi zarpar ese barco alguna vez. Hasta próxima»