miércoles, febrero 15, 2006

82

El nieto es puro hombros.
Brazos escondidos en la tierra del sigilo.
La abuela encuentra en él una sonrisa conocida.
Un abrazo que regresa del cajón de la memoria.
Los hombros de la tierra se abren a la abuela.
Se arraiga el nieto, crece.
Se hace árbol y semilla.
Se conocen nieto abuela desde la memoria de la tierra.
La abuela es puro nieto reencontrado.

2 comentarios:

Cinzcéu dijo...

Un homenaje poético necesario. Cuando escuché la noticia me detuve en esa "sonrisa conocida", en ese "abrazo que regresa"... Una buena entre tantas malas.

laveron dijo...

"La abuela es puro nieto reencontrado."
esa frase es un resumen significativo en nuestras historias.