domingo, marzo 12, 2006

el lugar

Un cuerpo sin destreza
intenta llenar un hueco impenetrable.
Para poder explicar lo que oye en solitario
quiere hacer visible el rostro del abismo
interrumpir el mutismo de su nombre
la imperfección que estrangula la garganta.

No alcanza a moverse.
Está concentrado en el bulto de su espacio.
Figura tras el biombo
sólo sombras marcan
el hastío que contiene.

Aunque busque
y en la memoria queden las últimas palabras
y todo sea infinito como un sueño
nunca encuentra su lugar en el otro.

No hay comentarios.: