viernes, septiembre 29, 2006

el corazón en la botella

De qué se ríen los otros cuando pongo el corazón en la botella ? Lo mojo de azúcar y alcaloide para que lata más fuerte. Una vez tuve ideales grandiosos, deseos de tsunamis que saquearan la tierra para hacer un mundo nuevo. Después de la ola absoluta, sin embargo, sólo acudieron muertos a la playa. Flotando hinchados, asfixia de sal, como besos antiguos y milagro.
Extinguida voy siendo también por la sustancia ignota de la bebida cola. Tanto inotropismo para quedar desganada. Hiperventilo, escupo el marrón del mensaje. Ese catarro de sílabas que me conduce a la distancia cautiva de la desmemoria. Atada a la adicción que genera el capital, mi cara deshecha y la barriga vaivén. O es la droga encubierta que me tiene extranjera, como aquel hombre?

jueves, septiembre 28, 2006

el manojo

(Manojo de flores - Omar García)

Soy un manojo de nervios. Insólito atar, como a un lazo de flores, tantas tensiones. De nuevo recuerdo que poseo un intestino, en realidad nunca lo olvidé. Porque ésa, mi víscera indignada, rezonga , me tiene atrapada en sus fauces. Simplemente: su esclava. Cómo quisiera nombrarte, secreto que me haces tanto mal. No se puede andar sin sosiego soñándote desnudo, puro viento que se aplaza. Si he de morir, como lo hace esta noche la luna menguante , no quiero dolores en el vientre. Tus besos que no se dan, resucitando conmigo en otro cielo.

martes, septiembre 26, 2006

Aquiles o la rosa

¿En qué es menos Aquiles que una rosa?
Susana Thénon




Amo su talón que lo muestra vulnerable
poco importa quién lo concibió imperfecto
Como rosa suele apuntarme con la espina
destino del guerrero: para defenderse ataca
Donde hay un hombre existen pétalos
dispuestos a cubrir el corazón
Y sólo yo sangro con la lengua indefensa
el silencio se venda mis gritos

A sus pies ligeros les conozco el aroma
el sabor exclusivo del camino marchado
la congoja silente por sus muertos
En un libro retrataron la ira de la que fue capaz
pero yo lo traduzco diferente
No soy la diosa pero ensayo
mojar de saliva el punto flaco
para hacerlo indestructible.

sábado, septiembre 23, 2006

Un poema de Hedva Harechavi

Y esto curioso
Y esto curioso escuchar sus soplos
Y esto curioso colocar una corona alrededor de sus deseos
Y esto curioso y explicarle las ansias de amor y paz
Y esto curioso porque esta tarde un coro de ángeles cantará en su casa
Y esto curioso como si él estuviera hecho de una sustancia diferente
Y esto curioso ( difícil para mí de imaginar)
Y esto curioso y conceder, concederle, conceder
Y esto curioso sólo decir su nombre en voz alta
Y esto curioso darle un pedazo de papel y un lápiz
Y esto curioso aliviarlo de sus preocupaciones
Y esto curioso sacarle los zapatos
Y esto curioso sostenerle su mano comprensiva
cuando sus ojos se cierran, sus ojos

Y esto curioso, vale decir mi niño, sólo mi niño
después Dios y Sus acompañantes


Hedva Harechavi (Israel)
en Poetry International
traducido del hebreo al inglés por Vivian Eden
traducido del inglés por Myriam Rozenberg
( con retoques aportados por Gerardo Lewin)

miércoles, septiembre 20, 2006

raros instantes

Hay momentos especiales en la vida
raros instantes de una felicidad dolorosa

Esto me pasa ahora
al leer la noticia en el diario
con los ojos ardientes

Tarda la justicia
pero llega

Pienso que allá lejos
tu sonrisa será amplia y desprendida
sin rencores
quizás hasta silbás un tango que te gusta

Yo sé que esto te llega
y no soy la única
en contarte esta victoria.
Somos muchos extrañándote

Alfredo.

miércoles, septiembre 13, 2006

un texto de Mónica Melo

Una amiga mía- nuestra- Mónica Melo ha partido la semana pasada a China. Así lo cuenta Clarín del domingo 10 de septiembre.

Comparto un texto de ella, para que vean que, además, es una inmensa escritora.



Privilegio

Escucha. Alguien llora, grita, pide. La paciencia de una mano que es garra antes de que seas lejos. Inicio perpetuo tu jardín sin flores. Víctima de un sueño repetido, a cada instante desesperas por escapar del privilegio y de nuevo tropiezas con huesos, ojos enjambre, cartas selladas, un puñado de sal en los bordes del paraíso derramado. Tus dedos escondiendo el pabilo de la noche.
No basta un cuerpo desnudo para que llegue el amor y te salve.
Papeles encendidos. Sangre, tinta, es lo mismo. Enterrada en tu vientre queda la felicidad: escríbela. Es mucho más que la celebración del sexo.
Un cuchillo de éxtasis roto: tu palabra.


Mónica Melo (Argentina)
Del libro Versión de la Noche. Ediciones Extranjera a la intemperie.

martes, septiembre 05, 2006

Nasci para morrer contigo

Hace mucho que quiero compartir este tema de Mísia con ustedes. Me costó luchar con la computadora pero al fin pude. Es extraño, porque no me considero una romántica, pero esta canción, por múltiples razones, me estremece. Hoy tenía mucha necesidad de escucharla y de que el blog la repitiera, infinitas veces, como una letanía. Pertenece al disco Fado (1993) y pongo la letra, para que puedan seguirla cantando.


Nasci para morrer contigo
(A. Lobo Antunes - Vitorino)

Nasci para morrer contigo
a cama que tenho dou-te
meu amante, meu amigo
não te vas, fica comigo
nasci para morrer contigo
esta noite, toda a noite

Quero que a pele seja trigo
a ondular ao açoite
dos gemidos que te digo
meu amante, meu amigo
nasci para morrer contigo
esta noite, toda a noite

A gaivota dos meus braços
foi feita para o teu rio
tuas pernas são meus laços
a tua boca dois traços
na boca que o espelho viu.

lunes, septiembre 04, 2006

metafóricamente


Nunca digo algo como corresponde
Si quiero hablar de amor quizás pronuncie lluvia
Si de futuro azul
Relámpago es mi insomnio pensando en ese hombre
Mar las infinitas versiones de su cuerpo
Sendero este postergado ritual de reconocerme desnuda

Jamás las cosas serán como parecen

Como una muñeca rusa saco de adentro
montones de mujeres
iguales a mí
que se reducen

Soy un perro mojado
Me acurruco frágil al calor de la metáfora
y al primer destello, parpadeo.

viernes, septiembre 01, 2006

un poema de Denisa Comanescu

Encuentro con un Playboy

La hormiga laboriosa ha encontrado en mí
un depósito seguro
otra vez una lluvia de oro
otra vez el cuerpo entumecido se electriza
como un gato ante la carne
me miro al espejo
no reconozco mi rostro: demasiado brillo
demasiado triunfo (como si me hubiese lavado con una yema
y durante la noche se me hubiese vuelto espeso el pelo)
¿Cómo entender, cómo comprender
que es un balón que tapo con cuidado
para que no se pinche con los objetos punzantes que lo rodean?
No tengo bastantes manos, bastantes pechos y bastantes labios
para salvarlo
playboy, playboy, apiádate de esta mujer
que no puede reinventarse si no es por medio de
su amor.


Denisa Comanescu (Rumania)
del rumano traducido por Joaquín Garrigos
en La Jornada Semanal