viernes, enero 05, 2007

escena

Cuando cruza la calle
una mujer con su bebé de meses
es embestida por un auto
Ella cae, el bebé da un vuelco
y mientras el marido observa la escena un poco atontado
el conductor, con mucho miedo,
en vez de retroceder, acelera
Se sienten los crujidos
los huesitos del niño que se parten

El marido, o mejor dicho, el papá del pequeño
reacciona
y tomando adoquines que aparecen de la nada
como si hubieran surgido de un modo espontáneo
para manifestar la furia
arroja uno dos tres cuántos al conductor
que, molido por las heridas,
también muere

Horas después
dos familias ya no brindan
No hay año nuevo vida nueva
ahora sí la felicidad es tan distante

Dios nunca es culpable de estas cosas

No hay comentarios.: