sábado, abril 28, 2007

cartas que llegan


Te escribí una carta desde Viña que alcanzó tu mano
con la leyenda “estoy en Chile”
como si dijera “aquí a la vuelta”.
Mi rostro es para vos la forma de mis letras
y tus letras, ingeniero, tienen hálito de versos.

No conozco tu voz y sin embargo
me cuenta, en Alemania,
que estás bien, que la primavera
está por empezar
y que no te acostumbrás a tanta lluvia.
Para qué? Latinoamérica vivió entre vendavales
y ahora tanta humedad no es aventura.

(Cierta vez la voz le habló a mi madre
una noche sangrienta de la patria
y ofreció su casa en caso de emergencia).

Volverás a Concepción
y nada habremos hecho para sacarnos de la sombra.
Vos tu vida. Yo la mía.
Pero hace falta que conteste
las cartas que me llegan
en palabras negras y redondas
con aroma a amigo y cordillera.

domingo, abril 22, 2007

el constructor

el balde donde enmarca el arquitecto
el croquis del mundo
de barro o cemento edifica el albañil
la torpe imagen que finalmente sobrevive
es un último intento despegarse de la abulia
ridícula soledad del que se autoprocrea
larga en la mezcla su vómito tierno
su decencia e indecencia

que los hombres tropiecen
que se llenen de pavor desde las tripas
que yo les hable por el cuerpo como un ventrílocuo
que no aprendan esperanto
que instituyan en mi apariencia débil
mientras me peino el cabello canoso
aunque nunca envejezco
que les more la culpa como un secretísimo jardín
que jamás voy a cuidar


la astucia del constructor hizo monigotes polimorfos
lúbricos
impiedades de arena
rizomas veleidosos de aire
carne que se pudre en celofán azul

viernes, abril 20, 2007

un poema de María Auxiliadora Alvarez

Cuerpo (4)

usted nunca ha parido

no conoce
....................el filo de los machetes
no ha sentido
.....................las culebras del río
nunca ha bailado
..............................en un charco de sangre querida
doctor
no meta la mano tan adentro
que ahí tengo los machetes
que tengo una niña dormida

y usted nunca ha pasado
..........................................una noche en la culebra
usted no conoce el río


María Auxiliadora Alvarez ( Venezuela)
Publicado en Palabra virtual

martes, abril 10, 2007

Regresa el ciclo de poesía El Orate y la Musa





El ciclo de poesía El Orate y la Musa retoma sus actividades el jueves 26 de abril a las 21 hs. La cita es en BaRRoco Bar, Montes de Oca 322, Ciudad de Buenos Aires. La poeta invitada será Inés Manzano, quien será entrevistada y leerá sus poemas. También, como siempre, algo de música y el micrófono abierto para los poetas que se animen a leer lo suyo.


Conducen El Orate y la Musa, Gerardo Lewin, Alejandro Mendez Casariego y Myriam Rozenberg.


Los esperamos!!



lunes, abril 09, 2007

el viaje


(Graciela Bidolegui)



Tomé el taxi en el barrio. ¿Pero cuál es exactamente mi barrio? Es un límite, impreciso, entre Parque Chas y Villa Ortúzar. El mapa de la ordenanza municipal dice, que en verdad, es Parque Chas, pero yo nunca digo que vivo en ese barrio por temor a que nadie quiera entrar. Ya se sabe, un lugar repleto de calles circulares y una sola diagonal es el sitio adecuado para perderse. Tampoco digo que vivo en Villa Ortúzar. Desde chica, mis amiguitos se reían pensándome bajo un rancho de chapas y sin agua, y algunos adultos , sabelotodos, manifestaban “ ah, ¡pero si se trata del lugar donde está el observatorio meteorológico! “. Yo no los desmentía , para qué desilusionarlos, si bien es conocido así, dicho observatorio se encuentra instalado en una facultad en el Barrio de Agronomía.



Tomé el taxi en una calle de mi barrio. Le indiqué mi destino. Recorrimos el Pasaje Del Temple, la calle Torrent y la Avenida de los Incas. Antes de llegar a Triunvirato le pregunté al conductor si conocía el camino. “Vivo de esto”, me contestó. Allí me percaté de que el reloj estaba apagado. Se lo hice saber. “¿Tiene idea de cuánto cuesta el viaje hasta allí?” le pregunté. Me miró por el espejo retrovisor, sopesaba la respuesta, fue pensando el número a medida que observaba mi ropa, la expresión de mi cara, y obviamente teniendo en cuenta que llevaba una valija. “60 pesos” me dijo, con tranquilidad. “¿Me lo dice en serio?” exclamé asombrada. “Por supuesto”, agregó, con tono de burla. “Me bajo aquí”, y salí del auto apurada, imaginando que se escapaba con mi valija. Abrí el baúl y la cargué. Pesaba mucho, me fui alejando por Avenida de los Incas, hacia Triunvirato, me ladeaba, no estaba acostumbrada a tanto cargamento. El conductor quedó con el auto detenido, en medio de la calle, me gritaba que era una loca, y un grupo de curiosos se fue acercando a él y lo rodearon. Yo no me di vuelta, seguí avanzando, me inclinaba para un costado, hacía mucha fuerza. De pronto la valija se abrió, quedó a la vista de todos . La valija estaba vacía.

sábado, abril 07, 2007

a partir de hoy Dulce Pontes en el blog

Del disco Caminos (1996) la canción que sonará a partir de ahora en el blog es Verdes Anos de la fadista portuguesa Dulce Pontes. Espero que les guste.


Verdes anos
(Pedro Támen / Carlos Paredes)


Era o amor
Que chegava e partia
Estarmos os dois
Era um calor, que arrefecia
Sem antes nem depois

Era um segredo
Sem ninguém para ouvir
Eram enganos e era um medo
A morte a rir
Dos nossos verdes anos

Foi o tempo que secou
A flor que ainda não era
Como o outono chegou
No lugar da primavera

No nosso sangue corria
Um vento de sermos sós
Nascia a noite e era dia
E o dia acabava em nós

percusión de velos

si la mujer es danza
si, ciega,
percusión de velos

por qué se deja observar desnuda?

sabe
que es más fuerte que el soldado
corre
detrás de él
se hace guiar por bosques
hacia dónde

en tanta lealtad nace el amor

lleva................... escondidas

dagas
............ voladoras
................................en su alforja

la persecución

en un extraño pasadizo me cercaban
varios hombres y una mujer

interrumpían mi paso

yo trataba de escabullirme

no podía

se detuvieron

.........................................perdón me dijo la mujer
.........................................es que pensamos que eras una colegial
.........................................que estábamos buscando

intuí que era una mentira
que me dejaban ir
vaya a saber por qué razón
y entonces contesté


......................................... más escolar parece usted con esa vincha blanca

y riéndose de mi ocurrencia
se alejaron

pero uno de los hombres se quedó
-no formaba parte del grupo-
me enfrentaba venía hacia mí

...........................................yo soy tu hombre, tu amante,
...........................................tu papito, no rehuyas más...


.......................................... váyase!

me escapé de su mirada
penetrante

él me perseguía con un negro paraguas
para tapar qué lluvias
............................. ................ para ocultar qué soles?

viernes, abril 06, 2007

un texto de Mex Urtizberea

Pegarle a un maestro


Lo sabe un chico de cuatro años, de salita celeste, que ni siquiera sabe hablar correctamente.

Lo sabe un chico de seis años, que ni siquiera sabe escribir.

Lo sabe un chico de doce años, que desconoce todas las materias que le deparará el secundario.

Lo sabe un adolescente de diecisiete años, aunque sea la edad de las confusiones, la edad en la que nada se sabe con certeza.

Lo saben sus padres.

Lo saben sus abuelos.

Lo sabe el tutor o encargado.

Lo saben los que no tienen estudios completos.

Lo sabe el repetidor.

Lo sabe el de mala conducta.

Lo sabe el que falta siempre.

Lo sabe el rateado.

Lo sabe el bochado.

Lo sabe hasta un analfabeto.

No se le pega a un maestro.

No se le puede pegar a un maestro.

A los maestros no se les pega.

Lo sabe un chico de cuatro años, de seis, de doce, de diecisiete, lo saben los repetidores, los de mala conducta, los analfabetos, los bochados, sus padres, sus abuelos, cualquiera lo sabe, pero no lo saben algunos gobernadores.

Son unos burros.

No saben lo más primario.

Lo que saben es matar a un maestro.

Lo que saben es tirarles granadas de gas lacrimógeno.

Lo que saben es golpearlos con un palo.

Lo que saben es dispararles balas de goma.

A los maestros.

A maestros.

Lo que no saben es que se puede discutir con un maestro.

Lo que no saben es que se puede estar en desacuerdo con lo que el maestro dice o hace.

Lo que no saben es que un maestro puede tener razón o no tenerla. Pero no se le puede pegar a un maestro.

No se le pega a un maestro.

A los maestros no se les pega.

Y no lo saben porque son unos burros.

Y si no lo saben que lo aprendan.

Y si les cuesta aprenderlo que lo aprendan igual.

Y si no lo quieren aprender por las buenas, que lo aprendan por las malas.

Que se vuelvan a sus casas y escriban mil veces en sus cuadernos lo que todo el mundo sabe menos ellos, que lo repitan como loros hasta que se les grabe, se les fije en la cabeza, lo reciten de memoria y no se lo olviden por el resto de su vida; ellos y los que los sucedan, ellos y los demás gobernadores, los de ahora, los del año próximo y los sucesores de los sucesores, que aprendan lo que saben los chicos de cuatro años, de seis, de doce, los adolescentes de diecisiete, los rateados, los bochados, los analfabetos, los repetidores, los padres, los abuelos, los tutores o encargados, con o sin estudios completos:

Que no se le pega a un maestro.

No se le puede pegar a un maestro.

No debo pegarle a un maestro.

A los maestros no se les pega.

Sepan, conozcan, interpreten, subrayen, comprendan, resalten, razonen, interioricen, incorporen, adquieran, retengan este concepto, aunque les cueste porque siempre están distraídos, presten atención y métanselo en la cabeza: los maestros son sagrados.



Mex Urtizberea (Argentina)
Texto publicado en el diario La Nación, después del asesinato del profesor de química de Neuquén, Carlos Fuentealba, que estaba en huelga pidiendo por un mejor salario.