miércoles, febrero 06, 2008

puede ser roto

Ay Tina, cómo te odié esa tarde. Él se acordó de vos, de tu cabello rubio, exótico. Se desplegó en el aliento, un tiempo como hojas, ido. Y yo no estaba allí, ni siquiera invisible, abstracta entre memorias de barrio. Era entonces la ruta, y es cierto Tina que un corazón puede ser roto.

2 comentarios:

Ana dijo...

Myriam: me encanta como escribís, me encanta la hondura de tu poesía. Como comentaba ayer con alguien que ambas conocemos: qué bueno que tengas este blog para poder leerla!
Un abrazo grande

elescaramujo dijo...

Ana: estuve viendo las fotos de las vacaciones, hermosos instantes! bueno, sí, mi blog como un refugio, y un lugar de experimentación. pero además tengo la suerte de tener lectores así, tan generosos... ;) besos!!