sábado, febrero 13, 2010

white heat

(James Cagney- White heat)



I
Lo llaman calor blanco
¿Al disparo, al fuego, a la ruina
en que se transforma la cabeza
cuando aprieta
cuando duele?

¿Qué es?
¿La supresión?
¿La opresión?
¿La depresión?
¿La represión?
¿La desmesura explotando entre las manos
el temblor de ese demente
que se hace niño en un instante?

Lo bautizaron alma negra
y sin embargo
se imaginó a un hermano
al que le daría fifty-fifty


II
Toda una vida
y escapando
para llegar al tope.
Tantos muertos
en la nieve, el tren,
la cárcel, la fábrica
para poder gritar
cúspide, techo, cima, pináculo.

Allá arriba quedó
lo que no pudo designarse:
un delincuente extravagante
un hombre solo con su Edipo mal curado.
Madre, te dieron por la espalda!

III
Luego de los años permanece
en la introducción o parlamento
de una canción extraña de Madonna.
El copper fue el enigma que no pudo resolver
por eso los dioses
-insobornables, justos-
lo premiaron con medalla.

4 comentarios:

Roy Dávatoc dijo...

Qué bueno es volverte a leer Myriam. Y veo cómo va cambiando tu línea poética aunque aún sigo saboreando tu Alfabeto de los pasos.
Recibe un fuerte abrazo desde Perú, amiga mía y muchas gracias, nuevamente, por tu poemario que causa desgarros hasta ahora.

elescaramujo dijo...

hola Roy, gracias por acordarte de mí y de pasar por aquí. Estuve bastante tiempo sin escribir, por ocupaciones varias, pero estoy tratando de volver a hacerlo. Cómo andan tus cosas? Y tu poesía?

Thiago Almeida dijo...

Obrigado pelo comentário.

Seguirei teu blog e desejo sorte no aprendizado!


Até mais

elescaramujo dijo...

Olá Thiago, obrigada!