sábado, junio 16, 2012

cotidiano 06


06.

Cuevas donde los fantasmas recorren antiguas hosterías
maderas que el viento desprende sabiamente
En ese rincón
el sol salía solamente en la ruta
Adentro
una rara milanesa con una salsa roja
El francés salió del baúl de la boca
como un silbido
y armó tímidamente unas preguntas
Así
en la mitad de la mesa
se pudieron comunicar
un matrimonio apacible de Toulouse
con una joven porteña
En esos trotes
supieron que a los trenes
no los había arrastrado el zonda
sino apenas
singulares
decisiones
del hombre.

1 comentario:

catalina boccardo dijo...

Myriam, hace tiempo que vengo siguiendo tu publicación, de modo que así como yo lo recibí de parte de Irene Frydemberg, te paso a vos este Premio Liebster blob que reconoce el trabajo realizado y nos enlaza.Catalina Boccardo.