domingo, agosto 19, 2012

un poema de Marianne Boruch

Lápiz



Mi maestra de dibujo dijo: Mira, piensa, haz una marca.
Mira, me dije.
Y esperé para ser marcada.

Las nubes son blancas pero oscurecen
con la lluvia. aún un niño las desdibuja
en pequeñas lanitas en una ladera, pequeños
paquetes sin piernas. Mira, mi maestra
seguramente me diría, dime, no son nada

Como eso. Como eso: la mentira. Como eso: el poema.
Ella dijo: contesta a la parte más pesada
de la figura primero. La densidad es
forma. Que sigo escuchando destino

no es una marca de carácter. Como peregrinación
transformada en milagro en una habitación ruidosa, alguien
tan ferviente en mi oído. Luego matrimonio deslizó
Espe-jismo. Espe-jismo. Escuché al famoso poeta dejarse
derrotar en su micrófono, triunfante.

La figura a dibujar
ni siquiera la mitad de mi edad. Ella ha vaciado
completamente su rostro
para su empleo inmóvil una hora.
Mira. Okay. Pero el pequeño

sueño allí adentro, adentro del Piensa
que sigue luego. Un lápiz en mi mano, su vida secreta
es carbón, la madera casi ardida,
un sacrificio.



Marianne Boruch (Estados Unidos)
Publicado en http://www.poetryfoundation.org/poetrymagazine/poem/243956
Traducido del inglés por Myriam Rozenberg

No hay comentarios.: