martes, septiembre 25, 2012

un poema de Georgina Herrera

La madre gata alimenta a su hijo gato

Lo mira, baja la cabeza,
seguramente hablándole a su modo.
Entonces,
poco a poco
llega él hasta el pecho enriquecido:
se pega, traga, estira, se atraganta.
¿Y ella? En paz.
La madre no lo esquiva,
no fija tiempo, condición.
No hay lucha.
La madre gata no tiene senos que cuidarle a la lujuria
hurtándole a su hijo el alimento
y el hijo, claro
no defiende , goloso, su derecho.
Y así estarán el tiempo que él decida
hasta que elija su camino:
estrenando un tejado,
en juego distanciado con la luna
en su grito de guerra interminable
o el día del pez llevado hasta la espina.

Georgina Herrera (Cuba)
Publicado en Album de poetisas cubanas. Editorial Letras Cubanas.

No hay comentarios.: