miércoles, febrero 05, 2014

un poema de Elaine Feinstein


Jerusalem

Tus piedras todavía sostienen el resplandor de un sol de junio
hasta que la noche del desierto gotea
un manto azul oscuro sobre las calles

bruscamente, como siempre en el Levante.
Cuando te vi por primera vez,
un cable punzante taladró tu corazón,

y la claridad de tus estrellas me perforó
como un Dios tribal antiguo.
Revendí todos mis dijes de plata

de manera que pude deambular por los callejones angostos
con tu polvo blanco
en mis sandalias durante unos pocos días más,

beber té de menta con mi amante marroquí
bajo armas jordanas antes de que
me fuera por el Londres lluvioso y el hombre con el que me casé.

Elaine Feinstein (Gran Bretaña)
Traducido del inglés por Myriam Rozenberg
Publicado en http://www.haaretz.com/culture/poem-of-the-week/.premium-1.531747

No hay comentarios.: