viernes, marzo 31, 2006

adivinha


para quienes no saben portugués-como yo- va letra de la canción -fado- de Misia que suena estos días en mi blog. Letra de José Saramago, nada menos.

Adivinha

José Saramago – A. Vitorino d’Almeida

Quem se dá, quem se recusa
quem procura, quem alcança
quem defende, quem acusa
quem se gasta, quem descansa
quem faz nós, quem os desata

Quem morre, quem ressusita
quem dá a vida, quem mata
quem duvida e acredita
quem afirma, quem desdiz
quem se arrepende, quem não

Quem é feliz, infeliz
quem é, quem é coração.

lunes, marzo 27, 2006

improviso y no me reconozco

Si sacas la y de mi nombre
no me reconozco
Si escribes m donde debería ser n
y cambias la z por la s en mi apellido
yo no respondo

si me miro al espejo
y no encuentro la imagen que perdura
un laberinto de ojos inseguros y salvajes
no me reconozco

si contemplo mis manos atadas por el miedo
turbias de un estéril dolor
extenuadas
de lágrimas y jardines enfermos

desnuda como estoy
esperando
como una virgen
la devastación de la carne
el pecado histérico de la ciudad no vidente
es esta lenta vida

desde hace un largo tiempo
no me reconozco

domingo, marzo 26, 2006

improviso

Otra vez improviso
otra vez vuelo por obra de las letras
soy tan pequeña
nunca el cielo se sintió más alejado


Krzysztof Krawczyk y Goran Bregovic
es esta música
que me hace salir de la intemperie
como si el tiempo no existiera
y fuera apenas una melodía balcánica-polaca
los instrumentos un zumbido

necesito de estos cantos para no enloquecer
el blanco del papel es un silencio insoportable

y si bailo?
y si salto con mis pasos de rikudim primitivo
este rock eslavo?

soy igual a esa joven de Varsovia
más oscura quizás
más mezclada
y a través de esta canción nos entendemos

el agua del Vístula y del Río de la Plata
llevan el mismo invierno
el dolor de los muertos que susurran
en las olas sus palabras

no hay nada como la distancia
para acercarnos
algunos estamos tan cerca que no nos vemos

o debería decir
que no me ves
que nunca me has mirado

sólo queda el recurso de dejar
en los poemas
mis señales.

lunes, marzo 20, 2006

a oscuras

Qué luz viene de ti que me enceguece.
Odette Alonso-Antesala del miedo

Yo nunca fui la luz
Odette Alonso- Transparencia




Posada en el alambre el ave ve llegar las horas de la noche.
Oscuro su plumaje rima en el silencio con las sombras.

No queda rastro alguno de su canto.
En los ojos descansa el rojo del estío.

Así pasan sus horas confundida con lo duro del alambre.
Nadie la distingue, nunca fue la luz.

Cada vez que vuelve el sol ella se enceguece
acostumbrada a lo negro de sus plumas.

No mira más allá, no mira.
Deambula en el azar.

El trino es como un verso extraño
como si hablara de espejos y de sangre.

Y nace este poema de llamarla
a andar, volar, crecer, envejecer.

Que el aire es transparente
y el negro no siempre es la entrada del abismo.

¿No ven su cuerpo y canto
todo lo que falta por amar?







viernes, marzo 17, 2006

Serrat lo dice mejor que yo

Porque la quería

(Joan Manuel Serrat)


Porque la quería
no quiso papeles
ni hacer proyectos con vistas al futuro.
No confiaba en él
y quiso estar seguro

que cotidianamente
tendría que ganarla
con el sudor de su frente.

Porque la quería
no quiso con ella
hacer un nido en donde abandonarse.
No confiaba en él
y quiso asegurarse.

Porque la quería
por no despertarla
dejó de dirigirle la palabra
No confiaba en él
ni se atrevió a cambiarla.

Y puso en pie de guerra
su buena fe y sus sentidos
por llegar a conocerla.

Porque la quería
se fue para siempre,
quiso poner a salvo aquella imagen.
No confió en ella
y quiso asegurarse.

domingo, marzo 12, 2006

el lugar

Un cuerpo sin destreza
intenta llenar un hueco impenetrable.
Para poder explicar lo que oye en solitario
quiere hacer visible el rostro del abismo
interrumpir el mutismo de su nombre
la imperfección que estrangula la garganta.

No alcanza a moverse.
Está concentrado en el bulto de su espacio.
Figura tras el biombo
sólo sombras marcan
el hastío que contiene.

Aunque busque
y en la memoria queden las últimas palabras
y todo sea infinito como un sueño
nunca encuentra su lugar en el otro.

lunes, marzo 06, 2006

XVIII

Navegar sobre tu luz
dejarme estar.

Con los ojos cerrados
palpar los hilos de sal
inocentes destellos
hasta que se atan tu presente y mi futuro.

La bruma se pone en movimiento.
Huye hacia otras estrellas.

Navegar sobre tu luz
Dejarme ser.