domingo, febrero 18, 2007


(Firulete- María Amaral)
Hay un temor al desparramo
a que las piernas no vean la madera
que el suelo sea una trampa que desprestigie.

Pero los pies conservan la memoria
como la rutina de andar en bicicleta
o de dar brazadas en el agua:
el tango no se olvida.

Arrumacos caricias
por un andarivel que es siempre nuevo
y esos dos que son uno
en el fuego de la divina posesión.

Y ella está marcando con sus agujas el tiempo
se para
avanza
se detiene
retrocede
prospera
anda y retorna
dejándose buscar y encontrar
estirar y contraer como un bandoneón.

Que la música no termina
que entre bocanadas de humo arranca otra pieza
pecho y cintura
mano con mano
ocho con giro
pierna con pierna
bajo la secreta belleza de la penumbra.

7 comentarios:

Adal dijo...

Huele a humo salado, a sudor requerido, a mirada escondida, a música rota, a caricia primigenia, a promesa de sábanas innecesarias.

vuelvosiemprealsur dijo...

Miriam

Llegué a tu blog por "Ríos de la surera".

Creo que hay muy buena poesía en esta página y pienso quedarme un tiempito:)

Te anoté entre mis links!

Saludos

elescaramujo dijo...

Meda! qué sorpresa verte por estos lares! una alegría enorme! Bueno, todo lo que te parece del poema es cierto,buen ojo el tuyo! Voy a agregarte en un rato a mis enlaces. Besos!

elescaramujo dijo...

Verónica : dejé huella fresca en tu blog, que empezaré a frecuentar. Lindo camino has recorrido si empezaste a andar a través del espacio de Mabel, tremenda poeta. besos!

Paz dijo...

Que bien se siente ese baile . para mi es como ir sobre el mas suave barquito .

Bello muy bello .

Paz/

orillas de la cuentera dijo...

todo el secreto lo narra el poema:
de dos cuerpos que comienza solo con el ondear de una mano y la respuesta filigrana de cadera y par de piernas,
nunca dejar de poner los ojos en el otro
nunca dejar de bailarse aunque no haya más música

abrazos...guau!! te dije por otro lado :poetangomazo!

neu dijo...

muy entretenida con tu blog. he decidido pararme en este poema que me gusta especialmente tanto por la forma en que lo resuelves como por mi cercanía al baile, las costumbres y la memoria. qué tengas un buen ritmo