domingo, febrero 28, 2010

un texto de Luara Quaresma


Oferta y demanda

-Vender el alma no es nada. Difícil es invertir el dinero después.
-Ve juntando y compra un poco de dignidad.

Luara Quaresma (Brasil)
Publicado en el blog http://www.lluaraq.blogspot.com/
Traducido del portugués por Myriam Rozenberg

un poema de Lucille Clifton

no celebras conmigo


no celebras conmigo
lo que puse en forma dentro
de un tipo de vida? no tuve modelo.
nacida en babylon
no blanca y mujer
qué vi excepto de mí misma?
pude arreglarme
aquí en este puente entre
el brillo y la arcilla
mi mano apretando
mi mano; ven a celebrar
conmigo que cada día
algo ha tratado de matarme
y ha fallado.


Lucille Clifton (Estados Unidos)
Traducido del inglés por Myriam Rozenberg
Publicado en Poem Hunter

viernes, febrero 26, 2010

en esos huecos

Tengo atracción por los proyectos colectivos. No importa si es anónima la participación, si es difícil reconstruir ese nombre que proviene de mí cuando queda inscripto el escaramujo-si saber no es un derecho, canta Silvio, seguro será un izquierdo-.

Saber como una extensión del ser, como un foso en el que uno se hunde para salir renovado y reconocer que desconocer es una consolación absurda. Entonces encuentro nuevas significaciones, mendigo a mi memoria interpretaciones distinguibles, relieves del vocablo en su tonalidad argentina, y luego hay que insinuar un uso, la certeza de la expresión, la simplicidad que se impone en la rutina de la calle.

Escribo en esos huecos para servir a otros, para que no se desgarren imaginando señales que no son, para leer las complejas apariencias y entenderlas.

sábado, febrero 13, 2010

white heat

(James Cagney- White heat)



I
Lo llaman calor blanco
¿Al disparo, al fuego, a la ruina
en que se transforma la cabeza
cuando aprieta
cuando duele?

¿Qué es?
¿La supresión?
¿La opresión?
¿La depresión?
¿La represión?
¿La desmesura explotando entre las manos
el temblor de ese demente
que se hace niño en un instante?

Lo bautizaron alma negra
y sin embargo
se imaginó a un hermano
al que le daría fifty-fifty


II
Toda una vida
y escapando
para llegar al tope.
Tantos muertos
en la nieve, el tren,
la cárcel, la fábrica
para poder gritar
cúspide, techo, cima, pináculo.

Allá arriba quedó
lo que no pudo designarse:
un delincuente extravagante
un hombre solo con su Edipo mal curado.
Madre, te dieron por la espalda!

III
Luego de los años permanece
en la introducción o parlamento
de una canción extraña de Madonna.
El copper fue el enigma que no pudo resolver
por eso los dioses
-insobornables, justos-
lo premiaron con medalla.

lunes, febrero 08, 2010

detrás de la quietud



(John Wayne y Maureen O' Hara - The quiet man)

Lo que no se esperaba
un niño adulto vuelve a casa
compra la casa de sus padres
su abuelo también fue un gran hombre

Perdió costumbres
y con miradas
enamora a la mujer
la pelirroja
que vive atadísima a su dote

Es en Irlanda
que dos borrachos
se sientan en las sillas
-para eso están, para sentarse-
y empiezan a gustarse

Ya son cuñados
los dos se acercan
se hacen amigos a los golpes

domingo, febrero 07, 2010

el lema

(Burt Lancaster)

Henry Stevenson: You can't live on dreams forever. Waiting only weakens you and your dream. My motto is: "If you want something, get it now!"

Henry Stevenson: No puedes vivir siempre de los sueños. Esperar sólo te debilita a ti y a tus sueños. Mi lema es: “¡Si quieres algo, consíguelo ya!”

Burt Lancaster en Sorry, wrong number (Disculpe, número equivocado)

sábado, febrero 06, 2010

química analítica

Mientras la profesora escribe en el pizarrón fórmulas de aniones y cationes, los estudiantes copian. Son cada vez menos los que logran entenderla. Uno se atreve a consultar sus dudas. La profesora contesta enredándose en comentarios impenetrables, hace que también de su boca surja la oscuridad. El estudiante opta por no seguir preguntando, incomprendido, calla. La profesora le da la espalda a la clase, de su tiza continúan saliendo reacciones irreversibles. Los jóvenes se miran y empiezan a reír, primero lo hacen tímidamente, pero después irrumpen en una carcajada colectiva: la confusión es un consuelo que se comparte. La profesora observa a esa multitud desencajada, sabe mucho pero no consigue descifrar la risa, ese lejano jeroglífico.