viernes, abril 08, 2011

un poema de María Calcaño

Poema para una joven judía

La lluvia ha abierto la ventana
frente al retrato de ella.

Llueve distinto,
delante del silencio que te pasa por la cara.
Como frente a una casa
donde hubiera una niña
muerta entre espejos.
Como si con los pies desnudos ella viniera,
Y la castigara el polvo de muchos caminos…

También la lluvia trae
la misma voz del agua.
Vejez del agua pintada en el recuerdo.
Tiempo de la ola
¡Inmensidad del mar
a espaldas de la ola!

¡Qué poca cosa es esta casa
cuando miro sus ojos!

¡Ya no llueve!
Pero ella sigue viendo llover.

Debió ser medianoche
cuando partió a la lejanía.

María Calcaño (Venezuela)
Publicada en Antología histórica de la poesía venezolana

No hay comentarios.: