sábado, abril 02, 2011

un poema de Sid Cedering



                                                                (Heliox Gi-Calzinger)



Manos

I
Cuando me quedo dormida
mis manos me abandonan.

Levantan lapiceras
y dibujan criaturas
con cinco plumas
en cada ala.

Las criaturas se multiplican.
dicen: “Somos grandes
como las manos
de tu padre”.

Dicen:”Tenemos
los nudillos
de tu madre”

Les digo:
“¿si son manos
por qué
no tocan?”

Y las alas golpean
el aire, aplaudiendo.
vuelan

alto codos
y muñecas.
Abren ventanas
y dejan las habitaciones.
Se posan en las copas de los arboles
y se esconden bajo los arbustos
mordiendo

sus uñas. “Manos”
las llamo.
Pero es otoño

y todas las criaturas
con alas
se preparan para volar
al Sur.

II
Cuando duermo
las sombras de mis manos
vienen hacia mí.

Son más suaves que plumas
y cálidas como criaturas
que han estado cerca
que el sol.

Dicen: “ Somos el donante”.
Y cuentan sobre naranjas
creciendo en los árboles.

Dicen: “Somos el buque”
y narran todos los viajes
a través del agua.

Dicen: “Somos la copa”.

Y me remuevo en mi sueño
las manos aprietan gatillos
y cortan
arboles pero

las sombras de mis manos
meten sus cabezas
debajo de las alas
esperando
la mañana

cuando voy a despertarme
trenzando

tres hebras de pelo
en una.

Siv Cedering (Suecia)
Publicado en http://www.poets.org/viewmedia.php/prmMID/15716
Traducido del inglés por Myriam Rozenberg

No hay comentarios.: