miércoles, mayo 18, 2011

un poema de Orlando Punzi

El gato

--Yo soy el gato, monseñor del techo.
Escruto con mis ojos canutines
la bronca de los perros malandrines
y la neura de gallo mascafrecho.

--¿Hígado, bofe, lomo?
--Satisfecho.
Yo reviso, de guantes y escarpines,
sótanos, vigas, azoteas, güines
para mi show de lauchas.
--Buen provecho.

--Con morrongas de moños y bluyines
(por jailaif, por felino, por derecho)
le doy a los nocturnos bailetines.

--¿No se gasta la vida?
--Dicho y hecho.
Pero guardo seis más en los piolines
de sobra, de reserva, de requecho


No hay comentarios.: