martes, julio 16, 2013

un poema de Richard Prior


El juego nocturno


Tomo mi asiento en la mesa, mezclo las cartas, arrojo
los dados y giro las cubiertas brillantes a través
de la superficie.
Los jugadores usan máscaras. La casa huele a quemado.
Mi pobre mano se revela en la segunda rueda
y estoy hecho para remover mi camisa, tiro una moneda
de 25 dentro  del frasco.
Los jugadores no hablan. Las paredes de la casa son delgadas.
a este punto estoy sudando, nadie más comparte
mi anticipación como la rueda derrapa, cliquea
y se enlentece.
Los jugadores se inclinan hacia adelante. El aire de la casa sabe a metal.
Tiro la última carta y encuentro que es una fotografía
mía, sentado en una mesa vacía. El día se rompe
como un jarrón caído.

Richard Prior (Canadá)
Publicado en  http://www.ditchpoetry.com/michaelprior.htm
Traducido del inglés por Myriam Rozenberg

No hay comentarios.: