jueves, diciembre 12, 2013

un poema de Felipe Aldana


II

Voy a dejar mis plumas entre ustedes,
y las garras también.
Dejaré en mi silla el traje dominguero.
Voy a salir de lunes a otra vez,
de martes lomeador, de jueves de paciencia.
Semanal y proficuo
voy a poner mi planta en otro predio.

Sumaré mi tin-tin
donde se cobre todo y donde todo se paga.
Con su propio reflejo la botella y su brillo,
con su pulso regular va la esperanza,
y el dolor hablando por su herida,
y un gigante de lágrimas preñadas.
No quisiera quitarle ni una esquirla al cristal.

Con su muñón el manco,
el toro con su bramido frenético y sexual,
el avión con sus alas,
para mirar el cielo desde arriba,
mirando abajo la tierra como nuez.

Quien la posee la fecunda,
quien destroza el himen vaginal del Polo Sur.
El hormiguero con hormigas que salen de su instinto.
Quien detrás del microscopio estudia el mundo,
detrás del ciclotrón el sabio ausculta
y el poeta comienza.

 
Felipe Aldana ( Argentina)
Publicado en Obra poética y otros textos (Editorial Municipal de Rosario)

No hay comentarios.: