miércoles, julio 12, 2006

Pitonisa

(Profetisa - Octavio Araujo)


I

Qué bisagra es la frontera?
Hasta qué surco hace chillar la patria?
Concibe el croquis de otro mundo
con la malsana reclusión
de la cadena y la cruz

Los haikus se perciben un sonido prohibido:
menudos son los otros
entre tanto taco delgado
y puntas de importadas distinciones

Siempre su voz dinamita
Mírenla desahuciar a Galileo
con sus dientes afilados de lobo estepario
olfato de crónica doliente

Aunque todos los soles giran por su tierra
a veces escondida de la luz
en un imperceptible encanto
predica pasados pertinentes
vaticina futuros con torres que se caen
apocalipsis es todo lo que funda

Se despide
en los demás empequeñece
Ahora ya no está


II
Nada entiendo
Debe ser que hay intermediarios
Un hombre muda en verso
el grito y la aspereza de tu trance
No distingo lo que hablas
Anunciaste cigueñas en espera de una muerte?
Un edificio ambiguo de rumor y paradigmas?
Algo así como la ráfaga de pura lucidez
que te custodia
hasta que se hizo el milagro sin sentido
y te miro congregando silencios
como las cuentas de un rosario
una a una detrás de tu quijada
mejillas maquillaje de vuelta por tus días
y el sabor la libertad de estar tan sola


III
Obstetra de un mañana que no llega
abrázate a las hierbas que pisaste
un camino reseco leporino
transición suficiente al abandono
La ley no se despliega
se quebranta
No viste en el oráculo
la propia destrucción
bajo tu mano?

1 comentario:

laveron dijo...

¿qué puedo decirte?..."no se despliga, se quebranta"...