miércoles, octubre 18, 2006

navajas en la noche

(Sangre- Rafael Edwards)






“...como la oscura serpiente extraviada”
(Amor-Susana Thénon)
Llorar navajas en la noche
insomnio del pulso prisionero

vestida de párpado reciente
me oprimen susurros inaudibles

me aferro a tu áspero meandro

señales
en la víscera
que duele

te beso en el recodo de la quema
en lo parlante del silencio

palabra cómplice y lasciva
ternura que fulgura

sutil la sombra..............................cede a la brisa

otra vez
como una adolescente

sangro

7 comentarios:

laveron dijo...

navajas, rojo...pasión mucha, silencio intenso. Expectante...como el rozar de los filos.
un beso, poeta!
laura

laveron dijo...

dejé un comment y se fue...como las navajas!

Karina Falcon dijo...

Un meandro y las navajas y el resto del ritual retoza en el cuerpo que sucumbe. Sublime estas navajas en la noche. Alguna vez me he sentido navaja y aferrada me he encontrado no a un meandro, más si a un sauce.

Saludos

pdi dijo...

Me gusta mucho Thénon.
(!!!)
En un librito (de tres pesos) de oferta la encontré. Aunque era una antología variada...

Un abrazo y perdón por el comentario breve.

Myriam dijo...

Laura: sangre pura el amor, dolor intenso,y también placer je.

Karina:los sauces también tienen lo suyo. del sauce sale el ácido salicílico, y de ahí la aspirina. serán calmantes, quitarán las inflamaciones del amor? -estudio farmacia,por si no se nota jaja-

PDI: ah Thénon..impresionante!! no importa lo breve del comentario, sino que dejaste impronta.

ya pasaré estos días a visitarlos a los tres a sus blogs respectivos. gracias por estar! y besos!

Antonio Perez dijo...

Estaba leyendo poesía y revisando los nuevos mundos que el blog ofrece y me encontré con esto, con el poema y un mensaje de una de mis poetas favoritas Karina Falcon, cuyas letras me parecen un pedazo de cielo mismo. La poesía en el cuerpo que sucumbe o "se erige desde la magra carne" saludos y que gozo andar por aqui.

elescaramujo dijo...

Antonio: buenísimo que te haya gustado el blog. podés pasar cuando quieras como si fuera tu casa. un beso y gracias.