viernes, agosto 12, 2005

1 comentario:

Anónimo dijo...

Palpitate invitación se apodera de mi alma. El "no" se disolve en el plasma de la imperativa parabola. El "si" ascende. "FIAT LUX".
Ya no miro mas el ombligo.
Ahora el vientre es mi casa.
Sera un nuevo laberinto?