domingo, agosto 14, 2005

qué bello es vivir



Se diría que no me gusta el cine norteamericano. No me agrada porque no creo en finales felices- aunque a veces suceden cosas tales en la vida diaria-. Tampoco me parece interesante un relato lineal. Si bien los días se suceden unos a otros, hay millones de instantes y tantos pensamientos que los surcan, que uno transcurre yendo y viniendo por la mente. Pero debo admitir que hay viejas películas que se han grabado como un sello sobre mi memoria y es curioso, porque no sólo tengo el recuerdo de haberla visto, en qué momento, junto a quién, sino que viene a mí el mismo sentimiento, es decir, como si el tiempo no hubiera pasado, me sorprendo nuevamente. Y hay films comprometidos y de avanzada y hay historias en blanco y negro y las hay que han sido coloreadas y de tan repetidas en la tele se han hecho demasiado cotidianas. Es así, que para navidad es inevitable que pasen doblada o subititulada esa película de final feliz, sí, pero no de relato lineal que es "Qué bello es vivir" de Frank Capra, con protagonismo de James Stewart. Sé que los argumentos no se cuentan pero es inevitable decir que un hombre con dinero tiene deudas y su tío pierde el dinero para pagarlas y él queda en la bancarrota,entonces se emborracha y piensa que en realidad no tendría que haber nacido, que es mejor terminar con su vida. Pero un ángel que aún no ha ganado sus alas, le hace ver qué habría pasado con el pueblo si él no hubiera vivido, gente pobre que no habría podido acceder a su casa propia, y alcanza a ver a su mujer solterona, trabajando aún en la biblioteca popular. Entonces él comprende lo importante que fue su vida para los demás y decide no suicidarse. El final es a pura lágrima para mí, y ahora que lo escribo lloro como una condenada, con cada habitante del pueblo que le reconoce su actitud de tantos años haciendo una colecta para que él pueda pagar su deuda. Ups!!! Estaría bueno que cada vez que uno se deprime viniera un ángel a mostrarnos las cosas buenas que hicimos en la vida. Dónde está mi ángel, que no lo veo??? En fin, voy a secarme las lágrimas y regreso.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Concordo con vos(?)cuanto al cine norteamericano(?) prefiro el realismo, do tipo:Ladrón de bicicleta, el cartero llama dos veces, etc. La estoria con finales felices son muy comodas.Pensaba que vos(?)no fuera tan llorona y que afinal quien necesitaba de un angel fuiese(?) yo e no vos(?).Ya secarte las lagrimas? Necesito que si o deseo que si o espero que si o aguardo que si o que sea que si.

Marcylor dijo...

Chica, sé que la película es almíbar, pero no puedo omitirla en cada Navidad, que es cuando insisten en pasarla. Además es menos efectista de lo que hoy sería (versión Adam Sandler, aunque el chato se ha modificado un poco). No importa, la historia es lo que cuenta. Mi angel está de farra por este fin de semana; supongo que se lo merece por sacarme de tantas. A veces también deciden que uno saque sus propias conclusiones.