sábado, junio 05, 2010

se da y vuelve

(Edna de Araraquara)




Lloré todos los días hace varios años.
Pensaba en que sería por fin reconocida
cuando muriera, joven.
No tengo nada.
No tengo nada.
No tengo nada.

Mi amiga me escuchó
me dio el nombre de una terapeuta
y desandé el camino de la depresión.
El mundo me reconoció pero viva.
Hoy era mi amiga quien lloraba
pensé: Yo sé lo que es sentirse así.

No mires el vaso vacío
Anotá todos los sí
Tengo amigos
Tengo un título
Estoy viva.

Creo que nos fuimos sintiéndonos mejor.
Entonces recordé que anteriormente
el café donde estuvimos
se llamaba simplemente La misión.