lunes, junio 21, 2010

un poema de Carla Faesler

Carnicería



Sangra la carne expuesta entre las moscas
Dentro de las vitrinas

Muestran los cerdos semblantes
Estremecidos hasta el miedo

Y sus ojos son difíciles al ojo

Entro a los olores saturada
Y extiendo el dinero al del cuchillo

Tres monedas mojadas me devuelven sus uñas

Me llevo una cabeza para reconstruir
La oreja, el hocico, la sonrisa.


Carla Faesler (México)
De No tú sino la piedra. Ed. El Tucán de Virginia, México 1999.
Publicado en Las elecciones afectivas-México

No hay comentarios.: