lunes, mayo 01, 2006

el gobierno de la patota

Si algo caracteriza a las Universidades nacionales, como la Universidad de Buenos Aires a diferencia de las privadas, es que el gobierno de esas instituciones está ejercida por 3 claustros: profesores, graduados y estudiantes. Esto las hace profundamente democráticas porque es en el debate de las ideas de cada uno que las Universidades pueden ser enriquecidas de todo el infinito de opiniones posibles. Y como está visto, los estudiantes somos una pieza clave en todo este engranaje, no únicamente vamos a estudiar, sino a comprometernos con la institución que nos educa.

Cada facultad de la UBA tiene un consejo directivo que ejerce las máximas funciones, compuesto por 8 profesores, 4 graduados y 4 estudiantes. A su vez, la Universidad tiene un Consejo Superior compuesto por 5 profesores, 5 graduados y 5 estudiantes, más los 13 decanos de las facultades. Todos ellos componen la Asamblea Universitaria que tiene por función, de acuerdo al Estatuto Universitario, de elegir al Rector.

Cuando el país fue manejado por dictaduras, se impidió el libre desarrollo de los claustros en la Universidad, el gobierno de facto no permitía la expresión de ideas diferentes, por eso los Consejos de las facultades tenían prohibido reunirse. El Rector no era elegido por los integrantes de la comunidad universitaria, sino que era el propio gobierno quien decidía quién estaría a cargo. Queda claro entonces que la elección de las autoridades de la UBA es un acto de autonomía , del pleno ejercicio de las libertades democráticas.

Cada cuatro años se hace la elección del Rector, y este año, 2006, es el que tocó para esa decisión tan importante. Pero lamentablemente no hemos podido realizar esta votación porque en forma sistemática un grupo de estudiantes vienen tomando el Colegio Nacional de Buenos Aires, lugar que ha fijado el Consejo Superior para la realización de la Asamblea.

Nos parece sumamente válido que ese grupo de estudiantes tenga una opinión tomada acerca de quién, según ellos, debe ejercer la función más importante dentro de la Universidad. Tienen el derecho que les da la democracia y respetar sus ideas es una obligación dentro de este marco. Pero también opinamos que ellos tienen la obligación de respetar nuestras ideas, que su derecho a pensar diferente no puede impedirnos a ejercer nuestros derechos, y la obligación que marca el estatuto de votar a quienes nosotros decidamos.

Por desgracia, este grupo no entiende este concepto, básico concepto del estado de derecho. Fueron 3 veces las que todos los consejeros electos por cada uno de los claustros fuimos a votar al Colegio Nacional de Buenos Aires y nos encontramos con que las puertas estaban cerradas y nos impidieron el paso. Lamentamos decirlo, pero nos hacen recordar a las etapas más oscuras de la Argentina. Antes, eran los militares quienes nos impedían votar, ahora, un grupo de estudiantes. El actual Rector de la UBA, Dr. Jaim Etcheverry, actúa en connivencia con este grupo. Advertido de que iban a impedir la normal realización de la Asamblea, no tomó los recaudos necesarios.

Por eso nosotros seguiremos exigiendo la realización de la Asamblea, solamente este acto demostrará que la Universidad de Buenos Aires sigue permitiendo el disenso, la discusión, el debate; solamente en ese ámbito que estipula el estatuto. No podemos permitir que un grupo de personas ejerciendo el poder que da la fuerza supere a la mayoría silenciosa que quiere elegir el destino de su casa de estudios. No podemos permitir, como sucedió en la época de la dictadura, que acallen nuestras voces.


Alianza por los Estudiantes - Centro de Estudiantes de Farmacia y Bioquímica

No hay comentarios.: