domingo, mayo 21, 2006

el viaje


No se puede morir
sin llegar a Capistrano
y sin tocar el sur del continente
Caer en el trayecto
es la certeza imposible
un árbol partido por un rayo

Una vez, viajar, unida a la bandada
beber el agua dulce del lago desconocido
en una alianza firme con la tierra extranjera
y resistir a ese viento extraño
que presagia desbordes mientras calla

Nada tiene sentido
si una vez no se vibra
con la memoria de la golondrina pionera
que violó inconmovible la soledad del mundo

Son otras aves
-ancianas-
las que dicen
Vuela
No se debe negar el cielo que se cruza.

1 comentario:

LAura VERONica dijo...

mi estimada ...me quedó extasiada con tu poesía...por siempre
laura (laveron)